Partido Revolucionario de los Trabajadores
Por la Revolución Obrera, Latinoamericana y Socialista "El deber de todo revolucionario es hacer la revolución" (Ernesto Guevara)

Imprime esta página - Tamaño de texto + / -PRT Opina - 23.11.2010

INTERNACIONAL

¿Y si la cura es peor que la enfermedad?

(1)http://www.cubadebate.cu/
(2)http://www.elpais.com/
(3)http://www.diariocolatino.com/
(4)http://www.elpais.com/
(5)http://www.elpais.com/
(6)http://www.elpais.com/
(7)http://www.numerounoonline.com/
(8)http://www.elpais.com/
(9)http://momento24.com/
(10)http://momento24.com/

Como cada tanto, se volvió a reunir el G-20. Esta vez, en Seúl, para intentar evitar lo inevitable: la profundización de la debacle capitalista y la consecuente agudización de la lucha de clases. Más allá de las fotos y las sonrisas, lo cierto es que principalmente EEUU y China se mostraron los colmillos, desnudando las contradicciones y los enfrentamientos de las distintas burguesías por el reparto del mundo. La manifestación de estas escaramuzas es la guerra de divisas (1), prolegómeno de la guerra que se viene, como nos lo demostró la historia en el proceso previo a la segunda guerra mundial. El Tío Sam, con una economía en la ruina e incapaz de lograr imponer sus designios a China, aplica una política de hechos consumados al inundar el mercado con 600 mil millones de dólares devaluados que son un manotazo de ahogado para salvar su economía y de paso licuar la gran deuda que tiene con el dragón chino (2). Por otro lado, las grandes manifestaciones de rechazo a la cumbre demuestran que el proletariado de Corea del Sur va tomando conciencia de quién es su enemigo (3).

Mientras tanto, la "enfermedad" del desempleo y la pobreza continúan contagiándose a los países del "euro" y con ello se extiende la resistencia de los pueblos. Para los distintos gobiernos de la burguesía, sea francesa, inglesa o española, la receta siempre es la misma: descargar los efectos de la crisis sobre los trabajadores con ajustes y recortes (4 y 5). También ejerce su violencia criminalizando la protesta popular (6 y 7).

La violencia en todos los niveles sigue siendo, como ha sido siempre, el trato exclusivo que la burguesía tiene para con nosotros, los explotados y oprimidos de este sistema. Una demostración de ello es la represión despiadada ejercida por las fuerzas de seguridad marroquíes hacia los civiles del campamento saharaui. El silencio del Premio Nobel de la Paz y de la grandísima mayoría de los Estados ante este hecho era de esperar, dejando al descubierto la actitud hipócrita de los "defensores" de la "democracia" y la "libertad"... Sólo Cuba y Venezuela tuvieron la dignidad de expresarse en contra de esa gran injusticia (8).

Por otra parte, toda la prensa burguesa se ha hecho eco "espantada" por el ataque de Corea del Norte a Corea del Sur. Mientras Estados Unidos sigue acosando a este país por el enriquecimiento de uranio y sosteniendo a Corea del Sur en su constante provocación, poco dice esa prensa burguesa sobre el permanente hostigamiento hacia el país del norte cuyas denuncias no son escuchadas. Lo único que registra son sus reacciones defensivas ante la sostenida provocación de Seúl, pergeñada por el gendarme del mundo venido a menos, pero siempre dispuesto a cualquier guerra que lo salve de su crisis. Corea del Norte no está solo: China hace lo suyo en bambalinas y si Estados Unidos yerra el cálculo como en Iraq, corre el riesgo de ir a parar nuevamente al hospital de los muñecos… (9 y 10). Esa prensa que hoy se espanta ante el "stalinismo" de Corea del Norte es la misma que ha venido ocultando los asesinatos y las torturas de civiles realizadas por Estados Unidos y cualquiera -y todos- sus socios en otras partes del mundo, como en Iraq y Afganistán, sólo por nombrar los hechos más recientes.

No son buenos tiempos para el capitalismo y la clase que detenta el poder. Sus mentiras no pueden esconder el despertar lento de la conciencia de los pueblos que luchan por un futuro mejor.


NACIONAL

Los disparates del gobierno popular

(1)http://www.mdzol.com/
(2)http://www.mdzol.com/
(3)http://www.perfil.com/
(4)http://www.infobae.com/a>
(5)http://www.pagina12.com.ar/
(6)http://www.lanacion.com.ar/
(7)http://www.mdzol.com/
(8)http://www.pagina12.com.ar/

Después de hacerse el desentendido durante mucho tiempo -mientras a nosotros el sueldo nos dura cada vez menos-, el gobierno descubrió el agujero del mate y reconoció que la inflación nos afecta (1). Como siempre, pasa la pelota echándole la culpa a sus socios de la UIA que nos quieren hacer creer que los precios suben "mágicamente" (2). El gobierno "popular" no va ir más allá de las acusaciones porque jamás se le ocurriría aplicar la ley de desabastecimiento (algo que el propio Perón alguna vez hizo) perjudicando a los suyos. Por otro lado, el patrón Don Hugo, el corrupto "representante" de los trabajadores, volvió a juntarse con sus amigos de la UIA para cerrar sus negocios que, por supuesto, no nos benefician (3). Nos preguntamos: ¿Como secretario general de la CGT, no debería exigir la reapertura de paritarias, luchar por salarios acordes con la inflación para todos los trabajadores y acabar con la tercerización laboral…? De eso, ni hablar... Menos que menos de terminar con las patotas sindicales que ellos mismos crean para generar su régimen de terror (4). Solito se entierra Moyano frente a los trabajadores…

Otra cosa que hizo en estos días el gobierno de los derechos humanos fue dejar libre a Fernando de la Rúa por los asesinatos de las jornadas de diciembre del 2001. Es que la justicia burguesa no hace "justicia" en contra de sus intereses. Protege a los criminales que gozan de total impunidad, legitimando la violencia que ejercen sobre nosotros. Con ello, garantiza y avala futuras represiones y masacres contra el pueblo. ¿Acaso deberemos esperar otros treinta años para que estos crímenes y tantos otros sean juzgados…? (5) Mientras tanto, nuestros abuelos no cobran lo que les corresponde por ley: después de más de treinta años de trabajo cobran migajas. La decisión de apelar, por parte del ANSES, muestra la decisión política del gobierno de mantener a los jubilados en total situación de pobreza y abandono (6).

A pesar de todo, el pueblo no deja de organizarse para defender sus intereses (7 y 8).