El Combatiente Nº 57
Agosto - Octubre de 2013 - Edición Nº 57
 

EDITORIAL

Después del revés político recibido en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (P.A.S.O.), el gobierno nacional se vio envuelto en varios problemas políticos y económicos aún sin solución: rescatar los votos perdidos, recuperar la credibilidad y la confianza obtenidas del electorado en las anteriores elecciones, conseguir dinero fresco (dólares) para reponer las reservas deterioradas, reestablecer las relaciones con los organismos de crédito internacional, resolver la acuciante situación económica devenida de la creciente inflación y el deterioro de los salarios y, como si fuera poco, mantener bajo control no sólo la situación social de descontento, sino la propia fuerza política apabullada por la derrota aplastante en las elecciones.

En los últimos días se anunció el préstamo de 3.000 millones de dólares que el Banco Mundial le otorgará a Argentina, para "invertir" en salud, educación y desarrollo rural… Pero poco estruendo se hizo desde el oficialismo con el acuerdo logrado con una de las dependencias del Banco Mundial, el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones), por el cual el gobierno se compromete a pagar 500 millones de dólares para detener los juicios ya perdidos con cinco empresas: Azurix (que brindaba agua potable y cloacas a la provincia de Buenos Aires); Blue Ridge (gas); Vivendi (Aguas del Aconquija, Tucumán); National Grid (ex socia de Transener, empresa que brinda servicios de transporte de energía eléctrica de alta tensión en el país) y Continental Casualty Company (ex socia de CNA ART, con Letras del Tesoro en dólares pesificadas). El acuerdo incluye la entrega de Boden 2015 para el pago del capital con una quita del 15% en el monto original de la sentencia, la entrega de Bonar 2017 por los intereses atrasados con una quita del 45% del total adeudado, el compromiso de reinvertir en BAADE (bono del Tesoro argentino destinado exclusivamente a la financiación de proyectos de inversión pública en sectores estratégicos, infraestructura e hidrocarburos contenidos en la Ley 26.860, como centrales energéticas e YPF) el 10% del monto original del reclamo y la finalización de todas las demandas judiciales y costas, lo que se dice una "pichincha" (léase un chantaje) del Banco Mundial, y la adquisición de más deuda a futuro que, por supuesto, pagaremos todos. Si algo sabemos con creces es que el Banco Mundial no se ha caracterizado nunca por generoso, sino precisamente por lo contrario, usurero del mundo y accionista del poder del imperialismo. En la "década ganada" la que más ganó es la burguesía. No se pueden comparar las migajas de una asignación universal por hijo con las ganancias escandalosas de las empresas "nacionales" y multinacionales. Hacer el recorte de la realidad especialmente para captar votantes y sólo ponerles por delante un par de zanahorias de bajo costo como carnada, sin siquiera mencionar cuánto han ganado los poderosos es, como mínimo, deshonesto. Y está por verse en qué invertirá el estado los 3.000 millones de dólares que tan generosamente está dispuesto a prestar el Banco Mundial, si se invertirán para favorecer el desarrollo de la salud, la educación y los emprendimientos rurales como prometen o irá a parar al gran bolsón del pago de la deuda con los organismos internacionales, como ha sido siempre: un asiento contable.

Y son, justamente, esa deshonestidad, esa sensación de estafa y de desilusión las que emergieron en los resultados de las urnas. Nadie cree ya que el gobierno esté beneficiando a las capas populares, porque no se trata de discursos, sino de una materialidad palpable a la hora de parar la olla.

El Combatiente N°57

El oficialismo no perdió porque el pueblo en su conjunto se volvió gorila, sino porque el gobierno subestimó la inteligencia de sus seguidores, creyendo que con agitadas palabras se convence a los incautos. Es posible que muchos no sepan cuánto se les paga a los organismo internacionales de crédito o de cuánto es el déficit o cuántas son las reservas que se evaporaron del Banco Central, pero aquellos que vendemos nuestra fuerza de trabajo sabemos perfectamente que hay mucho ruido y pocas nueces, especialmente en nuestros platos. Eso fue lo que el oficialismo subestimó, nuestra percepción clara de la realidad.

El desempleo creció (aunque no lo declare el INDEC) un 7,6% en el último semestre y no es necesario que el energúmeno de Moreno o el falaz Aníbal Fernandez nos salgan al cruce con desmentidas: al desempleo lo vemos en nuestros hijos que no consiguen trabajo, en nosotros mismos que no encontramos una manera digna de ganarnos el pan. El desempleo no es una "sensación", sino un hecho que se palpa en las largas filas de personas que intentamos quedarnos con un solo puesto de trabajo ofrecido y donde solamente uno de nosotros será tomado, mientras el resto regresará desconsolado a su casa nuevamente con las manos vacías… También ha aumentado la subocupación de personas que trabajan menos de 35 horas semanales, que llega al 9,0% de las personas económicamente activas, quienes sumadas al 7.6 % de desempleados llegan a una cifra de 2.800.000 personas con serios problemas de subsistencia.

Tampoco es una "sensación" el tope en los salarios, como tampoco lo fue el manotazo gubernamental a nuestros sueldos a través del Impuesto a las Ganancias, un impuesto pensado para patrones, pero extendido al producto de nuestro sudor impunemente. Por más que rápidamente después de las PASO el gobierno saliera a poner el parche de subir el mínimo imponible, más de uno se preguntó y se pregunta ¿Por qué no lo hicieron antes? ¿Tanta era la soberbia que los llevó a creer que nos tenían a todos de rehenes de manera eterna, que ni siquiera se pusieron a pensar cómo dejar de esquilmarnos, aunque más no sea para mantener a sus votantes? Y a medida que avanzamos en nuestro análisis dos constantes se mantienen: la soberbia del gobierno que le impide, aún hoy, evaluar nuestra capacidad de pensar por nosotros mismos y expresarnos, y el despegue completo de la realidad para evaluar que el 54% no era una cifra mágica que expresara un electorado petrificado incapaz de cambiar. Los aplastó el síndrome de la vaca atada. Tarde llegó el cambio, cuando ya ni recuperar el total de los salarios, las horas extras o los aguinaldos conforman al sector de trabajadores en actividad que son presas igualmente de la inflación y vociferan su hartazgo expresado en las urnas.

El Combatiente N°57Por su parte, la Unión Industrial Argentina se ha reunido con el gobierno por la caída en la rentabilidad. Buscan solución a SU problema, están preocupados porque su tasa de ganancia no puede mantenerse por la caída de las ventas y el aumento del dólar azul. Hay que leer bien ese tipo de reuniones: vienen por nosotros, porque cada vez que han bajado sus ganancias la variable de ajuste son los salarios y los puestos de trabajo. Estos impunes no consideran que su sociedad con la burguesía imperialista los tira para atrás, como consecuencia de la crisis del sistema, como en el resto del mundo, sino que consideran que deben mantenerse como antes, como siempre, ganando más a costa de cualquiera de nosotros, como si vivieran en Disnylandia. Fueron a pedir recortes, mayor flexibilización en las leyes laborales, condiciones que les permitan mantenerse como hasta ahora, sin perder un solo peso, cueste a quien le cueste. Y, tal como sucede con los pagos internacionales del gobierno, también cualquier medida que "proteja" a la UIA -otrora aliados incondicionales, "señores" de cuello blanco-, será cargada a nuestra cuenta para que los pagadores seamos los asalariados. No se puede ser "nacional y popular" y al mismo tiempo beneficiar a la burguesía internacional como la Barrick Gold, Monsanto o Chevron y mantener contenta a la burguesía local, mientras los trabajadores retrocedemos sin pausa y con prisa…

La desesperación por la entrada de dólares frescos llevó al gobierno a prorrogar el período de "blanqueo" de capitales que ya es un fracaso estrepitoso pues sólo se logró un 10% de lo previsto para recaudar: pensaban recaudar 4.000 millones de dólares pero sólo entraron 379 millones. Y también en esta medida quedan al descubierto las divergencias internas: mientras el titular de la AFIP, Echegaray, aconsejaba no extenderlo, la presidente decidió lo contrario siguiendo los consejos del iluminado Guillermo Moreno quien viene errándole a todos sus pronósticos: de su promovida tarjeta popular "Supercard" sólo 400 fueron activadas y la mitad de ellas ni siquiera fueron usadas una sola vez. La Supercard va en el mismo camino que el blanqueo: otro chasco.

Y así, furcio tras furcio, pasó el tiempo dejándole lugar a las PASO. Y tras el resultado que llevaba en su entraña el cuestionamiento a las medidas políticas del gobierno, no se hicieron esperar nuevos anuncios que contradicen, aún más si es posible, el pretendido carácter de nacional y popular del oficialismo: la propuesta del "progre" Insaurralde de bajar la imputabilidad de los menores. Y si hasta ahí el debate interno los tenía arremetiendo unos contra otros en las fuerzas oficialistas, esta propuesta fue como echarle un fósforo a un mar de nafta.

El Combatiente N°57

De repente, el candidato de la casa rosada estaba proponiendo lo mismo que sus "opositores", el otro impresentable de De Narváez o la cada día más ridícula Carrió, que no se esmeran en ocultar su carácter reaccionario. La desesperación por la pérdida de votos llevó al oficialismo salir a captar a los votantes más conservadores, ya capitalizados por el ucedeísta Massa, devenido en nueva figura presidenciable para el 2015. La interna peronista, recalentada por el apoyo de muchos intendentes al "nuevo candidato" Massa, si ya era confusa, se tornó directa y totalmente turbia. Los "peronistas de Perón y Evita" no saben a qué atenerse: el abanico de ofertas políticas demostró que los candidatos no tiene diferencias entre sí y no se les cae una idea ni en broma para resolver nada por fuera de la represión. En vez de ir al hueso de la problemática de los menores sin posibilidades de inserción social, sin educación ni trabajo, todos pretenden ir por sus cabezas y lo único que se les ocurre es ampliar las cárceles y la penalización, un verdadero disparate. Es que el oficialismo, para justificar su derrota, cayó en análisis más que subjetivos, evaluando "sensaciones": "sensación" de inseguridad, "sensación" de inflación, "sensación" de bajos salarios, etc. Y ya que no pudieron resolver la "sensación" de inflación y trataron de disminuir la "sensación" de El Combatiente N°57los bajos salarios con la suba del mínimo imponible de ganancias, sólo les faltaba proponer algo, cualquier cosa, que achicara la "sensación" de inseguridad… Por eso no tuvieron mejor idea que decir lo mismo que los Macri, Massa, Carrió, De Narváez y siguen las firmas. Pero, todo demasiado tarde. El boomerang no se hizo esperar: hasta públicamente saltaban voces disidentes dentro del propio oficialismo y el tibio Scioli tuvo que aclarar que eran diferencias de "matices", algo que remarcamos: en realidad dijo la verdad, todos son iguales y sólo los separan minúsculos matices: unos reprimen con pequeñas dosis de vaselina y los otros pretenden hacerlo sin anestesia. Cuando el carapintada Secretario de Seguridad, Sergio Berni, dice lo mismo que el candidato tildado como "de la derecha", Sergio Massa, no hay demasiados matices que los diferencien, sino simplemente cuestiones temporales de posicionamientos y oportunidades.

Pero la "sensación" de inseguridad siguió siendo tema central de todas las batidas de parches de los medios burgueses y sus supuestos analistas politólogos y candidatos "opositores". Al clamor de más seguridad, el gobierno respondió con el despliegue de miles de gendarmes y prefectos en las principales ciudades del interior, zona sur de Capital Federal y Provincia de Buenos Aires. Sin embargo fue un ex prefecto integrante del grupo de élite "Albatros" el asesino que conmueve a la opinión pública por el asesinato de una joven de 19 años, Araceli Giselle Castro, y otros tres asesinatos más en investigación.

El Combatiente N°57Y a la "sensación" de la carencia de viviendas dignas, ante la toma de tierras en Río Gallegos, también el gobierno respondió con uniformados. El genocida Milani, nombrado por la Presidente como Jefe del Ejército, violando toda ley vigente, delegó el mando de su fuerza en el Secretario de Seguridad Sergio Berni (un secretario político y no un miembro de la fuerza), quien desplegó unidades del Ejército, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval en las tierras ocupadas, acordonando el lugar para impedir más ingresos. Este hecho, gravísimo como antecedente porque viola las leyes de Seguridad Interior y de Defensa, muestra cómo el gobierno pretende combatir ciertas "sensaciones" que, en realidad, son necesidades insatisfechas de los más pobres por lo cual se acrecientan los conflictos sociales. La política de "operativos conjuntos" es algo que conocemos bien de las épocas de la dictadura y ésta es la punta de un iceberg que da lugar no sólo a su repetición, sino a su profundización. Y es el carapintada Berni quien sostuvo que el gobierno es "implacable con los delincuentes" y se los persigue "hasta abajo de la cama, con la Constitución en una mano y el Código Penal en la otra". ¿Qué otra cosa se puede esperar de un milico devenido en político? Porque sólo los trabajadores y los pobres son pasibles de ser considerados delincuentes, mientras los verdaderos, los que se roban todo y delinquen con guante blanco gozan de buena salud, libertad, cárcel domiciliaria o, lisa y llanamente, son sobreseídos.

De la inseguridad del funcionamiento deteriorado de los hospitales públicos, de las escuelas hechas pedazos, del transporte público, de la lentitud de la justicia burguesa, de la falta de control en la seguridad del trabajo en las empresas privadas por parte del Ministerio de Trabajo, NADIE habla. Hace pocos días un obrero molinero, Luis Berri, falleció en Pilar enterrado debajo de porotos de soja que lo aplastaron en la fábrica G.E.P.S.A adentro de un silo y si se llegó a ese extremo lamentable, fue porque el Ministerio de Trabajo está sólo para arbitrar conflictos cuando se plantean, pero no aparece ni para prevenir ni para exigir la protección de los trabajadores como le corresponde a su función.

Y donde los conflictos pueden acrecentarse, como en Caleta Olivia donde trabajan los petroleros, se hacen acuerdos Nación-Provincia para el asentamiento de más fuerzas conjuntas. El Ministro de Seguridad Puricelli firmó convenios para asentar a Gendarmería y Policía Federal en esa ciudad. Tal acuerdo incluye hasta la construcción de viviendas para los efectivos. Así, con el argumento de terminar con la "sensación" de inseguridad se va militarizando todo el territorio de la nación sin pausa y con prisa para reprimir cualquier conflicto que, dada la situación económica, es totalmente previsible. Paso a paso se fascistizan las decisiones políticas del gobierno dejando atrás su cacareada política de defensa de los derechos humanos, todo esto con el silencio cómplice y ominoso de numerosos organismos de derechos humanos que hace rato abandonaron sus banderas a cambio de carguitos o dinero público.

Sólo es necesario un ejercicio de plena memoria y enumerar una serie de hechos irrefutables para ver este proceso de fascistización: espionaje a través del Proyecto X, nombramiento de un carapintada en la Secretaría de Seguridad, nombramiento de un genocida al frente del Ejército y militarización del territorio. Y no son "contradicciones" del gobierno –como intenta explicar su claque-, sino su verdadera esencia que, junto con el aval a las multinacionales Barrick Gold, Chevron y Monsanto desnudan su real pertenencia de clase: la burguesía.

Por eso, muchos que apoyaron al gobierno en las anteriores elecciones y conformaron el heterogéneo 54% mutaron hacia otros vientos y ya que de elegir fascistas se trata se quedaron con los originales. Ahí calzaron Massa y Carrió, uno hijo del partido de los Alsogaray y la otra del radicalismo. Y Massa fue amigote del actual vicepresidente Boudou porque integraban el mismo engendro político. Uno está en la supuesta oposición y el otro oficiando de presidente interino… Dos caras de una misma moneda, pero al decir de Scioli, con supuestos "matices" que nade percibe.

También la derrota trajo aparejado el deterioro en la salud de la presidente, por lo cual el oficialismo se ve envuelto en un nuevo y más grave problema que los arrincona, en caso de que Cristina Fernández de Kirchner no mejore rápidamente como desean: la sucesión presidencial. Acosado por los juicios por corrupción, Boudou, el heredero de Alsogaray en el poder, es un impresentable a tal grado que no sólo es motivo de mofa de todo el espectro político, sino que es resistido adentro del corazón oficialista al punto de que le cancelan actos públicos para no mostrarlo. La otra posible sucesora, la presidente provisional del Senado, Beatriz Rojkes de Alperovich, es la esposa del gobernador feudal de Tucumán, José Alperovich, envuelto como Boudou en varias causas de corrupción. La Sra. Rojkes de Alperovich, a su vez, es socia de su suegro en la mayor empresa distribuidora de Ford y Volkswagen en Tucumán -León Alperovich de Tucumán S.A.- donde controla el 98% de las acciones. Una burguesa como tantas con posibilidades inesperadas. Y en caso de que no fueran ni Boudou ni Rojkes de Alperovich, queda el Presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, con nefastos antecedentes: ex ministro de Carlos Ruckauf durante una de las peores administraciones de la provincia de Buenos Aires y personero del duhaldismo antes de "convertirse" a las filas oficialistas.

El Combatiente N°57

Ante este funesto panorama, algunos creen que lo peor que le puede pasar al país es que quedara Boudou, como si su política pudiera ser distinta a la que ya implementara la presidente Fernández de Kirchner, porque hay que recordar que fue la presidente convaleciente quien nombró con el dedo al corrupto guitarrista de rock ucedeísta Boudou como candidato a vicepresidente que la acompañara; quien cerró acuerdos con Chevron, Monsanto y recibió a Peter Munk en la rosada para darle el visto bueno a la Barrick Gold; quien avaló el Proyecto X, impulsó la Ley Antiterrorista, nombró a Milani y a Berni; quien militarizó el país antes de caer enferma. Por esa razón, creemos que cualquiera que siga, en caso de que no se pueda reintegrar a su función, no cambiará NADA. Como TAMPOCO cambiarán NADA los nuevos triunfadores de las PASO y muy probablemente -más que antes- aplastantes triunfadores en las próximas elecciones.

El Combatiente N°57

En realidad, cualquier recambio de los partidos burgueses -que abren el libro de pases en los meses previos a cualquier elección-, sabemos que no cambiarán nada en nuestro favor. Ellos se reciclan, una y otra vez, para mantener un sistema que sólo los tiene de beneficiarios y a nosotros como sus víctimas y rehenes. Van pasado de un partido a otro, de un "frente" a otro y los que ayer estaban en el gobierno hoy son sus "opositores". Lousteau, ex ministro de economía que defendió a muerte la Resolución 125 y se enfrentó, entre otros, con Cobos, en esta etapa fue a Mendoza a apoyarlo porque comparten el mismo frente. Pino Solanas que calificó como una "operación infame" el acuerdo con Chevron, comparte lista con Lousteau que defiende dicho acuerdo y que está lejos de ser un ambientalista. El mismo Solanas que antes fue a elecciones con un partido trotskista como el MST, ahora va en las listas de una reaccionaria como Carrió quien, a su vez, en 2007 apoyaba a Macri. Sergio Massa, proveniente de la UCEDÉ, pasó al justicialismo, militó con Barrionuevo, fue ministro nombrado por Cristina y ahora es el principal opositor al gobierno. Humberto Tumini quien fuera oficialista durante el gobierno de Néstor Kirchner se fue alejando hasta aliarse con Pino Solanas para las elecciones anteriores, pero ante el abandono de Solanas quedó sumado a Binner, el candidato santafesino quien suelto de cuerpo declarara hace poco que "los grandes focos de pobreza en Rosario se deben a la llegada de bolivianos, paraguayos, chaqueños y tobas, que llegan a la ciudad en busca de comida"… Parece la política del lavarropas y el camaleón: todos dan vueltas y vueltas y después cambian de colores según la ocasión.

El Combatiente N°57

Esto es lo que ofrece el sistema burgués electoral: recambio de figuritas de los candidatos de los partidos burgueses. La burguesía (clase dominante que tiene el poder) no puede resolver nuestros problemas, porque precisamente se mantiene en ese lugar para garantizar no sólo SUS intereses, sino la perpetuación de ellos explotando a la clase a la que pertenecemos los trabajadores. Para nosotros, PARTICIPAR DE LAS ELECCIONES ES LEGITIMAR, justamente, una de las herramientas de dominación de la burguesía: a través del sistema electoral se elige al "menos peor", que siempre será un miembro del sistema burgués, un miembro de la clase dominante dentro de su sistema legal. Por otro lado, dada la relación de fuerzas entre las dos clases (la dominante y la dominada) no tenemos NINGUNA posibilidad de cambiar ese estado de dominación logrando uno o dos escaños en cualquier cámara: estamos a la defensiva como clase, y no a la ofensiva. Las elecciones le mienten a nuestra clase, les proponen un sistema de recambio que termina siendo más de lo mismo con otras caras o nombres. Las leyes son pensadas, aprobadas, dictadas y promulgadas por los partidos burgueses de turno que responden a este sistema perverso.

Ninguno de ellos pensarán por nosotros y los más avanzados apenas si llegarán a tibias reformas. Por esta situación y hasta tanto cambiemos esa relación de fuerzas desfavorable para nosotros como trabajadores, no sólo no vamos a las elecciones como organización, sino que tampoco votamos y convocamos a ir deslegitimando todas la herramientas del estado burgués y convocamos tras la consigna de "NO VOTE, IMPUGNE O ANULE Y LUCHE".

Nuestra convocatoria está marcada por lo que hoy hacen las masas: por un lado, se expresan con más de un 40% del padrón electoral en la abstención, el voto en blanco y/o la impugnación; y, por otro, se manifiestan en luchas populares como la que se está dando en Córdoba contra la instalación de una planta de Monsanto, que tuvo que detener su avance en Malvinas Argentinas por la movilización popular de 10.000 personas y pese a la represión salvaje ordenada por De la Sota; o como la movilización de 40.000 estudiantes y simpatizantes en La Rioja, donde tuvieron que renunciar un rector atornillado en el sillón durante 26 años, la vicerrectora y todos los decanos ante la marea popular más grande que se registre en la historia de esa provincia.

El Combatiente N°57

Septiembre nos encontró juntos en la conmemoración de un nuevo aniversario de la desaparición de Julio López, el desaparecido emblemático de la democracia burguesa; en octubre el Che, siempre presente como uno de los referentes revolucionarios latinoamericanos más coherentes del continente, se hizo estandarte y renovó la promesa y la esperanza de un mundo justo. "La revolución es algo que se lleva en el alma, no en la boca para vivir de ella.", dijo alguna vez Ernesto Guevara. En tiempos de camaleones, conversos e impostores, tomar seriamente al Che y homenajearlo entraña una conducta intachable, una completa unidad entre dichos y hechos, un respeto basado no en un ícono estampado en remeras o llaveros, sino especialmente en la elección de vida de un verdadero revolucionario. Muchos vilipendian la figura del Che desde partidos y organizaciones reformistas. Sepan todos ellos que ser guevarista implica, sobre todo, la decisión política y personal de querer hacer la Revolución. Lo demás… es abismo, es falacia. Nuestra tarea, hoy, en momentos de crisis del capitalismo es unir todo lo que el sistema bien ha sabido dispersar y recién entonces estaremos en condiciones de dar la batalla final. Recién entonces. Que así sea.

10 de Octubre de 2013

Amanda Cánepa.

INTERNACIONAL

¿Es real o es una simple herramienta de chantaje la tan anunciada “cesación de pagos” del imperio hegemónico?

Algunos analistas opinan que esto se parece mucho a una mascarada de la burguesía imperialista norteamericana, apuntada a chantajear a todas las burguesías del mundo. Esta opinión tiene alguna base material. Si miramos hacia atrás en el tiempo veremos que la burguesía imperialista estadounidense debe su enorme riqueza a una serie de estafas por ser el poseedor de la moneda de cambio internacional, el dólar que, en virtud del tratado de Bretton Woods firmado al término de la Segunda Guerra Mundial, erigía a esta moneda respaldada por oro -una onza de oro por 33,33 dólares-, como moneda para reserva de los Bancos Centrales y moneda obligatoria para el comercio internacional. La primera gran estafa ocurrió en 1971, cuando el presidente Nixon declaró, unilateralmente, la inconvertibilidad, debido al agotamiento de sus reservas en oro. El manejo doloso del privilegio de poseer la moneda de cambio por parte de la burguesía imperialista norteamericana, le permitió apoderarse de una enorme masa de plusvalía, recursos naturales, imponer la súper explotación en todos los continentes y arrodillar a todos los países del tercer mundo obligándolos a endeudarse mucho más allá de sus posibilidades. En poder de la burguesía imperialista estadounidense y bajo sus dictados se encuentran todas las instituciones de crédito internacional: Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM), etc. Con todo el poder en sus manos, invirtió ingente cantidad de capitales en la industria armamentista y convirtió a su pueblo en consumista por excelencia.

El Combatiente N°57

El período de “reciclaje” que le siguió a la enorme destrucción de fuerzas productivas ocurrida durante la Segunda Guerra se fue agotando. Europa recompuso su producción, Japón también, la URSS, China, India y los países asiáticos comenzaron a modernizarse. Europa se transformó en un poderoso competidor de la industria norteamericana al igual que Japón, mientras que el capital industrial fue dependiendo cada vez más del capital bancario que empezó a marcar sus intereses y a predominar hasta convertirse en el sector hegemónico y fue entonces cuando su hegemonía entró en contradicción con los intereses “nacionales”. Contradicción que se resolvió cuando logró poner a esos estados “nacionales” a su disposición. Los políticos de los partidos burgueses son meros títeres de sus intereses que hoy no están enfocados en desarrollar las fuerzas productivas de sus países de origen, sino en lograr la mayor ganancia en el menor tiempo y al menor costo. Hoy por hoy, se produce mucho más de lo que la población mundial está en condiciones de consumir, lo que ha devenido en una crisis de superproducción.

Por sus características, el capital financiero es rapaz y parasitario, necesita expandirse y eliminar toda competencia, no importa a qué costo. La representación política que se corresponde con el capital financiero es el fascismo. Basta analizar su accionar económico, político y militar y encontraremos grandes similitudes con el accionar del nazismo alemán e italiano, hacia lo interno de sus países y hacia lo externo, lo internacional.

Al margen de la opinión de algunos analistas, el hecho de la cesación de pagos es peligroso para la burguesía financiera imperialista estadounidense porque se da en un contexto distinto a las anteriores que no tuvieron grandes consecuencias.

Estados Unidos tiene una deuda que oscila entre los doce y dieciséis billones de dólares. Hay analistas (norteamericanos) que sostienen que la deuda es cinco veces mayor, pero nos atendremos a las cifras “oficiales”. La mitad de la deuda, estimada en 12 billones, se encuentra en manos de gobiernos y bancos centrales extranjeros.

El Combatiente N°57

Según la cifra dada en julio, China es el mayor acreedor con 1 billón 280.000 millones de dólares, sin embargo, algunos expertos sostienen que el monto es mucho mayor porque el Banco Central chino tiene deuda norteamericana a través de intermediarios. En orden de importancia, a Pekín le sigue Japón, que atesora 1 billón 100.000 millones de dólares.

La incapacidad de demócratas y republicanos para ponerse de acuerdo con el fin de subir el “techo de endeudamiento” perjudicaría el valor de los títulos de deuda y hace temer por el status del dólar como moneda de reserva mundial, comenta para la agencia Bloomberg el columnista Simón Johnson, ex representante del FMI y profesor de economía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Tanto China como Japón han expuesto sus preocupaciones a los responsables de esta situación. Por lo tanto, los norteamericanos son conscientes de la realidad y de la petición China acerca de que se garantice la seguridad de sus inversiones. “Pedimos que Estados Unidos, como la mayor economía del mundo y como emisora de la principal moneda de reserva, tome medidas creíbles para resolver las cuestiones políticas acerca del techo de la deuda y que lo haga a tiempo, para evitar una situación de impago. Esperamos que Washington aprenda bien las lecciones de la historia”, insistió Guangyao y recordó cómo en el 2011 la última confrontación entre republicanos y demócratas por el techo de la deuda estremeció los mercados del mundo. El Ministro de Finanzas y Vice Primer Ministro japonés también hizo públicas sus preocupaciones. Es la primera vez, desde “el cierre del gobierno de Estados Unidos”, que China y Japón dan a conocer explícitamente sus inquietudes.

La respuesta a la evidente maniobra para estafar, nuevamente, al mundo, no se hizo esperar: el BRICS anunció la creación del Banco de Desarrollo del BRICS como soporte financiero para los países en desarrollo, con el objetivo de salir de la órbita del dólar y dejar de financiar las deudas norteamericanas y europeas. El segundo gran anuncio es que a partir de enero del 2014 empezará a funcionar la Bolsa de Petróleo de Shangai, donde Venezuela e Irán venderán su petróleo y gas en la nueva moneda BRICSO y en donde los productores de petróleo y gas podrán vender sus productos en todas las monedas, excluyendo el dólar. Algunos analistas opinan que esto se constituirá en una verdadera guerra comercial porque Estados Unidos y Europa han anunciado una organización similar.

El Combatiente N°57

Mientras tanto, “expertos” de toda laya opinan y “crean” soluciones al supuesto desmadre. En lo que todos “coinciden” es que la economía norteamericana no podrá evitar la recesión, aún si no llegara a entrar en cesación de pagos. Se ufanan en sostener que el Departamento del Tesoro podría encontrar la solución para evitar el impago, incluso si el Congreso no acordase para elevar el tope del endeudamiento. Ésa es, supuestamente, la buena noticia; la mala es que no podrá evitar la recesión.

Expertos de la más grande empresa de estafas, Goldman Sachs, IHS, BNP Paribas, esperan que el Tesoro de Estados Unidos ahorre mucho dinero de los contribuyentes -en buen criollo: robe y estafe a los contribuyentes-, para pagar los intereses y amortice la deuda del país. En este caso se AJUSTARÁ, se bajarán los salarios de los empleados públicos y los pagos a los contratistas del sector militar. Con tales medidas el gasto público puede reducirse en 175.000 millones de dólares en noviembre. Esto es lo que cree el “experto” en estafas de Goldman Sachs, Alex Phillips. Por su parte, el ex representante de Goldman Sachs, Jim O´Neill, opina que “la reducción será tan grande que conducirá a Estados Unidos a la recesión”.

El Secretario del Tesoro, Jacob Lew, dijo que se está recurriendo a “medidas extraordinarias” para evitar el impago... A partir del 17 de octubre el Tesoro tendrá sólo 30.000 millones, mientras que el gasto en los próximos días superaría los 60.000 millones de dólares. Las opiniones, unas más apocalípticas que otras, no terminan aquí. El economista jefe de la agencia de investigación IHS, Nariman Behravesh, cree que la probabilidad de que el Congreso no eleve el límite de la deuda antes del 17 de octubre es “muy baja”, probablemente menos del 5%. “Las consecuencias financieras serían horribles, peor que lo que ocurrió en el 2008, cuando colapsó Lehman Brothers”, señaló. Cinco meses después de la quiebra de Lehman Brothers, la bolsa de Estados Unidos perdió casi la mitad de su valor y, como consecuencia, el país entró en su peor recesión desde la Gran Depresión. En la ronda de opiniones no podía ni debía faltar la JP Morgan, cuyo economista jefe, Michel Feroli, también cree que la capacidad del Gobierno de evitar la cesación de pagos no significa que la economía pueda evitar una recesión. “En el primer caso, tendríamos una crisis financiera, mientras en el segundo caso tendríamos una recesión”, opinó.

Incluso si se efectúan pagos sobre la deuda, el Gobierno tendrá que eliminar el déficit y equilibrar el presupuesto, ya que no se podrá prestar más, Según los datos, “oficiales”, el déficit se situó en los 642.000 millones de dólares, el 4% del PIB para el año fiscal finalizado el 30 de setiembre. El cierre parcial del gobierno puede ser un obstáculo a corto plazo. De acuerdo con los “expertos”, la tasa de “crecimiento económico” se reducirá en 0,1 puntos porcentuales cada semana.

¿Se puede y debe creer en las cifras oficiales y a los interesados “expertos”, cuando han mentido y estafado tantas veces a todos los habitantes de este planeta? En nuestra humilde opinión, la respuesta es un rotundo NO. Como dijo el Che, “ni un tantito así”. Para nosotros es una mascarada, es otro de los tantos chantajes para seguir viviendo mucho mejor de lo que vive el resto del mundo a costa de las riquezas que producimos todos los habitantes del planeta, para no pagar las deudas que ha contraído, mientras exige que los demás paguen puntillosamente las ilegítimas deudas externas. A eso apuntan las amplificadas amenazas de que si Estados Unidos entra en cesación de pagos los primeros que caerían serían China y Japón. Es una forma de poner la responsabilidad de lo que suceda en esos países, cuando en realidad es la burguesía financiera imperialista norteamericana la responsable de su propia debacle que, junto con las leyes inherentes del sistema capitalista de producción, demuestra una vez más que no puede resolver los problemas de la humanidad. Por lo tanto, es un deber de todos los proletarios del mundo organizarse para acabar con él, enterrarlo junto al arcón de los malos recuerdos. Las condiciones objetivas están dadas, faltan la organización y la determinación del proletariado.

El Combatiente N°57

En algún momento hemos sostenido que la crisis del sistema capitalista recorrería tres instancias: la económica, la política y la social. El orden de estas instancias no se suceden linealmente. La crisis del sistema ya ha sobrepasado el interés económico y las decisiones políticas adquieren mayor importancia. Respecto de ellas, debemos concluir que, en el campo de las economías occidentales, las decisiones políticas apuntan hacia lo ya conocido: desatar una guerra con el utópico fin de reciclarse. Hacia este objetivo están encolumnadas todas las guerras de rapiña. El sueño de la burguesía financiera imperialista de entronizarse como emperadora del mundo no ha sido abandonado, pero su derrota política y diplomática en el caso de Siria ha puesto a sus ojos y a los ojos del mundo que el objetivo no es fácilmente lograble, que en otros países existen intereses contradictorios que pueden devenir en antagónicos y excluyentes. Para eso se prepara desde el punto de vista militar. Su economía, como lo hemos descripto en grandes rasgos, no está en condiciones de soportar una guerra que, esta vez, involucraría su territorio a diferencia de la Segunda Guerra Mundial. Ahora las armas desarrolladas ponen a sus países en el peligro de ser alcanzados y devastados.

Estados Unidos, Canadá, Australia, Europa y todos los miembros de la entente capitalista occidental deben pensar mucho antes de emprender una conflagración de tal magnitud.

La derrota de la OTAN en Irak y Afganistán, el fracaso de sus expresos e impresos objetivos en Libia, Túnez y Egipto, sus problemas con Pakistán y toda Latinoamérica, preanuncian grandes cambios para sus planes y su hegemonía que ya se está haciendo jirones.

Las determinaciones de China y Rusia de vetar la agresión a Siria no sólo diplomáticamente, sino respaldando sus palabras y su diplomacia con movimientos de tropas y armamentos, más la firmeza del pueblo sirio y su gobierno para enfrentar a las bandas de mercenarios y traidores, convirtieron los sueños de la burguesía financiera imperialista en una pesadilla.

Ninguna de sus artimañas desplegadas en Libia les sirvieron para engañar y conseguir la tan ansiada “zona de exclusión aérea” o el tan meneado y mentiroso “corredor humanitario”. Lo que ya se perfilaba antes se hizo realidad: la burguesía financiera imperialista perdió el dominio sobre la información. A pesar de la profusa y mentirosa información y propaganda, no lograron convencer a los diplomáticos rusos y chinos como tampoco pudieron convencer a la mayoría de sus pueblos que salieron a las calles para rechazar cualquier intento de agresión contra el pueblo sirio. El títere norteamericano y el títere inglés quedaron en ridículo. El inglés, porque el parlamento le votó en contra. El norteamericano, porque no llegó a esa instancia pues el presidente ruso, con una impecable maniobra diplomática, le mostró la salida más elegante y hasta se dio el lujo de permitir que presentara su impecable maniobra como un triunfo del títere estadounidense. El más ridículo, el más patético, es el títere francés: el autodenominado “socialista” Hollande, quedó “pedaleando en el aire”, una muestra de los “acuerdos” entre títeres que se firman y se rompen al compás de los intereses inmediatos.

El Combatiente N°57

La OTAN, el supuesto “más poderoso organismo militar de todos los tiempos”, brilló… pero no por su presencia, sino por sus desacuerdos. De nada sirvieron los atentados y provocaciones de los sionistas, los cataríes y los saudíes o del que intenta ser el nuevo demiurgo del imperio otomano, el gobierno de Erdogán, cuya estrella brilló fugazmente, con un brillo muy, pero muy apagado, tan tenue como su futuro. Todos se estrellaron contra la firmeza de los gobiernos rusos, sirios, iraníes, Hezbollá y chinos, junto con la condena casi unánime de todos los países. El títere y premio Nóbel de la Paz, aparte de ridículo, parecía un payaso desencajado hablando de la excepcionalidad de los norteamericanos y se parecía a Calígula y a Nerón a punto de incendiar Roma. Gesticulaba amenazante contra el ejército sirio, porque supuestamente había cruzado “la línea roja” al usar armas químicas. De nada parecía valer lo que decían la gobiernos ruso y sirio o las pruebas presentadas; como tampoco servían la intercepción de dos misiles intercontinentales; la noticia no confirmada o silenciada sobre el derribo de un F22 Raptor, el avión caza bombardero “invisible” y de cuatro misiles Tomahaw, por parte de la defensa anti aérea siria; el despliegue de la flota más moderna y poderosa que posee Rusia; la llegada de un crucero y otros barcos de guerra chinos; la amenaza rusa de arrasar Arabia Saudita: el títere norteamericano estaba decidido a atacar. Existen algunos analistas que sostienen que la amenaza contra Siria era una forma de aferrar a Rusia, en el conflicto de Medio Oriente para poder atacar a su más grande competidor en materia económica: China. Desde este punto de vista se pueden entender las declaraciones del gobierno ruso de que ellos no defendían a Bashar Al Assad, sino las leyes internacionales y el principio de “no injerencia en los asuntos internos de otros Estados”. Si éste era el objetivo del títere norteamericano de la burguesía financiera imperialista, también fue un fracaso, porque los rusos y chinos hicieron un acuerdo para enfrentarla.

Frente a todo esto, que demostraba que la cuestión era muy seria, “los firmes aliados” comenzaron a defeccionar, tanto es así que el títere que ocupa el cargo de Secretario General de las Naciones Unidas, puesto por la burguesía financiera imperialista y que en un principio parecía uno de los más comprometidos contra Siria, fue mutando sus posiciones hasta casi convertirse en el más firme defensor de la carta de la ONU y de las leyes internacionales… Ban Ki Moon, un fascista surcoreano, Secretario General de la ONU, ha dado el visto bueno a todos los atropellos, todas las violaciones de las resoluciones, a todos los latrocinios y a todas las guerras de rapiña que encaró la burguesía financiera imperialista. NO debe continuar al frente de las Naciones Unidas y debe ser juzgado por crímenes de lesa humanidad.

La última Asamblea General de las Naciones Unidas se convirtió en un hito histórico: los gobiernos que nunca se atrevieron a cuestionar las políticas injerencistas de Estados Unidos alzaron sus voces contra el espionaje masivo realizado por la NSA norteamericana, que fue denunciado por el ex agente de ese organismo de inteligencia norteamericano, Edward Snowden, ahora asilado en territorio ruso. Todas las intervenciones de los representantes de la mayoría de los países pusieron de manifiesto el aislamiento de la burguesía financiera imperialista norteamericana y europea. Las manifestaciones multitudinarias en Europa y Estados Unidos también fueron protagonistas.

Con toda esta cobertura, el Ejército Árabe Sirio, el pueblo sirio apoyando y tomando parte en la contienda que la burguesía financiera imperialista se empeña en llamar “guerra civil” cuando en realidad constituye una guerra de agresión imperialista, el gobierno sirio avanza sobre los “rebeldes”. El pueblo sirio en su mayoría está unido a su ejército y su gobierno y como un solo puño resiste, a pesar del costo de dos millones de desplazados y cerca cien mil muertos, la mayor parte civiles que son decapitados, destrozados y mutilados por la barbarie de los traidores y de los mercenarios traídos por Estados Unidos, Francia e Inglaterra, armados por ellos y financiados por Arabia Saudita y Qatar. En la primera etapa, el pueblo sirio resistió hasta agosto-setiembre de este año, cuando comenzó una etapa de ofensiva que aún continúa, después de liberar casi toda la zona norte. La llegada del ejército sirio a Aleppo desnudó una catarata de mentiras. Primero, los mercenarios nunca habían tomado toda Aleppo, sino barrios de esa ciudad, que es la segunda gran ciudad del país; segundo, los mercenarios pertenecen a Al Qaeda, mayoritariamente, y no sólo luchan contra el ejército sirio, sino que también tienen están obligados a enfrentarse con la milicias kurdas que apoyan al estado sirio.

El Combatiente N°57

Ahora la ofensiva se dirige hacia las fronteras con Israel y Jordania. Al tenor de las últimas noticias, la ofensiva es imparable y está desarticulando a las bandas de mercenarios y traidores. Es probable que sea objeto de provocaciones por parte de los sionistas con los que Siria tiene pendiente de resolución el tema de los Altos del Golán, ocupados en la guerra de 1967. Jordania, en su territorio, tiene estacionadas tropas estadounidenses y ha trasladado a la frontera con Siria tropas que seguramente van a montar alguna provocación. Los Estados Unidos no han descartado el ataque a Siria, todavía está latente, no debemos olvidar que la burguesía financiera imperialista NECESITA la guerra. Desde el punto de vista de sus intereses no es nada loco, está pensando eliminar una enorme masa de la población mundial y en cierta forma lo está practicando desde su industria alimenticia y farmacéutica. Con la guerra eliminaría fuerzas productivas, población y allanaría el camino hacia el utópico reciclaje. Lo hemos afirmado: la burguesía se piensa como el último estadio del desarrollo de la humanidad y en lo más profundo de sus creencias subyace esta definición. Adhiere y cree firmemente en la filosofía maltusiana a pesar de que la realidad demuestra exactamente lo contrario. No debemos olvidar las campañas de esterilización, las masacres programadas en todos los continentes.

Es cierto, ha cambiado el contexto. El enfrentamiento en Siria desnudó el verdadero poderío de la burguesía financiera imperialista que ha entrado en el plano inclinado de su decadencia que trae, inevitablemente, grandes acontecimientos. Su derrota político-diplomática va repercutir en muchos otros aspectos de la realidad mundial. Hay algunos que ya se perfilan, como el derrocamiento de Mohamed Morsi en Egipto. A pesar del chantaje norteamericano, los militares egipcios han desplazado a la Hermandad Musulmana y la persiguen para desarticularla, en contra de los intereses y los dictados de la élite estadounidense. El gobierno de Estados Unidos no se atreve a cortar totalmente la ayuda al gobierno egipcio por temor a un brote “nacionalista” de los militares egipcios que culmine con la denuncia del pacto o los acuerdos de Camp Davies, lo cual pondría en peligro a Israel.

El Combatiente N°57

Las relaciones estadounidenses-pakistaníes no están muy bien y en cualquier momento, los pakistaníes pueden terminar dando un portazo, algo muy probable por la debilidad demostrada por Estados Unidos.

Otra manifestación de “rebeldía” al amo imperialista es el surgimiento de organizaciones regionales al margen y en contradicciones con los intereses imperiales, como ocurre en Latinoamérica. Los “progresistas” representantes de la burguesía financiera en la región han creado organismos como el Mercosur, el UNASUR y demás para defender sus intereses, pero… poco a poco van demostrando que tal “progresismo” no abarca cambios favorables para las masas proletarias y para los millones de excluidos. En Colombia, pese a las declaraciones, las negociaciones de Paz no avanzan. Uruguay, sometido a los intereses de la transnacional Botnia, crea conflictos con su vecina Argentina. Venezuela padece de un grave problema financiero por la sujeción al dólar. En Ecuador, su “revolucionario” presidente amenaza renunciar si el parlamento aprueba la despenalización del aborto... Ser amplían las probabilidades de que las máscaras “progresistas” caigan, dejando al desnudo el verdadero rostro reaccionario de todos estos impostores, al compás de la profundización de la crisis internacional. Las burguesías buscan nuevas alianzas, se reorganizan para defender sus intereses. Deberemos hacer un ejercicio muy serio para poder prefigurar un mundo con la burguesía hegemónica en franca y rápida decadencia.

El Combatiente N°57

En este proceso hay intereses que serán reevaluados. Por lo pronto podemos afirmar que la burguesía financiera imperialista va a sobrevivir, pero no con el poder que tenía hasta el momento.

El “caos”, que tantas veces fue anunciado por varios “intelectuales orgánicos” del imperialismo, parece ser un monigote agitado para que el proletariado -el verdadero enemigo- no se atreva a movilizarse. Es otra de las tantas visiones idealistas de la burguesía avivada por el miedo atroz que le tiene a la lucha de clases, más específicamente, a la clase obrera y al proletariado en general. Es evidente que el proletariado no está en condiciones de ser un enemigo temible porque no tiene sus organizaciones para defender sus intereses: los sindicatos que, en general, están en manos de burocracias y son verdaderos diques de contención para sus luchas inmediatas. Tampoco tiene su organización política, necesariamente independiente de los patrones y del estado burgués. Las condiciones objetivas están, faltan las subjetivas, pero seguramente se crearán al calor de las luchas que se radicalizarán al compás de la profundización de la crisis capitalista. La imposibilidad del estado burgués para resolver los problemas que se le presentarán hará que al proletariado se le cree la acuciante necesidad de organizarse al margen del poder burgués para la lucha por los intereses históricos de la clase proletaria. Será la organización de clase que nos impulse a la lucha por el poder político para transformar este oprobioso sistema capitalista en un sistema socialista, en un sistema comunista, donde el hombre no explote al hombre, donde el gobierno sea de los trabajadores, para los trabajadores y el pueblo.

EL PRESENTE ES LUCHA, EL FUTURO ES NUESTRO. ERNESTO “CHE” GUEVARA.

Por Mario Roberto Salvatierra.

LECCIONES DE BATALLA

40 AÑOS DESPUÉS

El Combatiente N°57

Gerardo Moisés Alter había nacido en La Plata el 10 de agosto de 1946, donde vivía con su madre y hermanas. Llegó a la facultad de Arquitectura y Urbanismo cuando la temática de la arquitectura social comenzaba a desafiar cátedras y talleres, cuestionando el ambiente profesional habituado al preciosismo y las formalidades vacías de contenido.

Alumnos y profesores empezaron a soñar con identificar los grises de la sociedad local para asumir de alguna manera las contradicciones históricas que ya se insinuaban en los duros tiempos por venir.

Muchas de las ideas y propuestas que rondaban los tableros, nunca se llevaron a cabo porque, a corto plazo, sobrevendrían meses complicados de riesgos y militancia.

Todo el año ’65 se fue aproximando peligrosamente al abismo del onganiato, hasta que finalmente en julio del ’66 cae Illia, con la complacencia de la dirigencia sindical peronista (Vandor, Alonso, etc.) y los militares cierran las facultades y la universidad entera, al tiempo que se abrían los mercados internos a los monopolios internacionales.

Si bien se resistió todo lo posible, con las limitaciones de la precariedad política que por entonces caracterizaban a las luchas populares, luego vino el tiempo de superar niveles organizativos en lo político para enfrentar el régimen militar que llegaba para quedarse.

Muchos compañeros emigraron al Uruguay buscando el ambiente universitario político perdido pero otros, como Gerardo, asumieron y continuaron la resistencia aquí.

Tres años después del suceso motivador del Cordobazo de mayo del ’69, se extendían por toda la Argentina las protestas y movilizaciones incentivando el crecimiento y accionar de las organizaciones revolucionarias y el surgimiento de nuevos fraccionamientos internos en los partidos tradicionales.

Gerardo trabajó comprometidamente en los eventos que reflejaban esta verdadera insurrección popular, construyendo lo que sería un factor determinante para el debilitamiento y la posterior destitución de la dictadura de Onganía, abriendo a partir de allí un período de transición, incertidumbres y decadencia del régimen militar y propiciando la separación de Krieger Vasena como ministro de Economía y el fin de su plan siniestro.

Las calles del Valle Medio del Río Negro lo vieron participar activamente en el Rocazo de julio del ’72 y marzo del ’73 y algunos días después, el 11 de julio de ese mismo año, en su condición de militante del PRT-ERP, viajaba a Montevideo para proseguir su militancia y coordinación, integrándose al Comando Sector Militar del MLN Tupamaros, en un elevado gesto de solidaridad política internacional, responsabilidad que lo lleva a realizar contactos con Argentina, Chile y Uruguay.

El 19 de agosto de 1973, a solo nueve días de su cumpleaños número 27 y dos meses después de instaurado en Uruguay el golpe de estado, Gerardo Alter fue detenido por efectivos de las Fuerzas Armadas Uruguayas en el cruce de Camino Carrasco y Veracierto de la ciudad de Montevideo, junto con los compañeros Jorge Selves y Walter Arteche. Los tres fueron salvajemente torturados, hasta que horas más tarde, Walter y Gerardo mueren a causa de los castigos recibidos.

Su cuerpo que había sido enterrado en una fosa común de un cementerio montevideano, fue entregado tiempo después a sus familiares que lograron repatriarlo a Argentina.

En un acto político sin precedentes, compartido por las dos organizaciones revolucionarias (PRT-ERP y MNL-T), amigos y compañeros depositaron su cadáver en el cementerio israelita de La Plata.

Desde entonces, nos guía el ejemplo de su valor combatiente internacional, su plena entrega a la causa de un continente mejor y más justo, por la que han dado también su vida, tantos héroes y revolucionarios en los campos de batalla de toda nuestra sufrida América Latina.

Por Pancho.

LEA Y DIFUNDA EL COMBATIENTE -  prensaydifusionprt@gmail.com