El Combatiente Nº 51
Junio - Julio de 2012 - Edición Nº51
 

EDITORIAL

Lejos ha quedado la mentira aquella que sostenía que estábamos “blindados”. La palabra ha desaparecido sin demasiada magia de los diarios discursos presidenciales. Ahora es tiempo de “unidos y organizados”, para juntar la tropa propia y sancionar a los que sacan los pies del plato. Es que son épocas de crisis para la burguesía y si hay que seguir ajustándonos a nosotros los cinturones, es IMPRESCINDIBLE mantener la unidad interna del oficialismo. Pero ése es uno de los tantos ideales que tiene, porque se desmadra a paso acelerado y ya las críticas –nunca autocríticas, se entiende- sobrepasan las fronteras del secreto impuesto a los pocos leales, la mayoría rentados, que quedan.

Tan grande era la mentira del blindaje que el Banco Central, en el segundo semestre de 2011, pidió 5.000 millones de dólares prestados a bancos europeos para compensar la pérdida de reservas. ¡Sí, esas mismas reservas con que ostentaban el “blindaje” eran prestadas! De ese monto sólo se han devuelto 1.000 millones y el resto deben ser pagados antes de que termine este año… ¿Con qué…? Con las tan cacareadas reservas del Banco Central que vienen disminuyendo ostensiblemente y cuya cifra real no es la declarada, sino un monto mucho menor, pues comenzaron a disminuir como consecuencia de varios factores: la amenaza de pesificación de los depósitos en dólares, lo cual trajo una masiva extracción de las cuentas; el temor de los ahorristas a una devaluación del peso y el pago de los servicios de la deuda externa que asciende, hasta octubre de 2012, a 4.165 millones de dólares.

El “modelo” que tantos defienden, con absoluto fanatismo y profunda ignorancia, también se sostiene con ajustes de todo tipo, inflación creciente y sostenida, congelamiento salarial, Impuesto a las Ganancias sobre los salarios, negación del 82% móvil a los jubilados y haberes de miseria para ellos, achique del número de planes para desocupados, etc. En ningún discurso presidencial hemos escuchado que el país se sigue endeudando, más allá de los pagos de intereses a los organismos de crédito internacional que muchos conocemos. Sin embargo, la deuda externa aumenta: según el INDEC, hasta el 31 de marzo de este año, la deuda externa, pública y privada, llegaba a 141.803 millones de dólares, considerando que desde junio de 2011 hasta junio de 2012 aumentó en casi 11.000 millones de dólares… También, pese a las restricciones para el ingreso de exportaciones, el déficit comercial ascendió a 552 millones de dólares como consecuencia del pago de servicios e intereses al exterior, tanto de deudas de empresas privadas como del Estado, pese al superávit comercial de 3.600 millones dólares. Simplificando: el superávit comercial no sólo se vio opacado por el pago de intereses de deuda, sino superado, a tal punto que los números quedaron en rojo en 552 millones de dólares, no alcanzaron los ingresos para cubrir los egresos. Y eso pese a que aún no se ha llegado a ningún acuerdo con el Club de París, lo cual, cuando se concrete, aumentará los egresos de divisas de reservas e implicará un deterioro mayor de la economía.

Nada se dice de las caídas del 4.5% de la producción industrial general y del 7.5% de la industria siderúrgica en el mes de mayo; tampoco se menciona que pese a que la AFIP registró un 20% más de recaudación respecto del año anterior, se quedó atrás con el ritmo inflacionario que creció en un 24%, lo que refleja parte de la desaceleración de la economía; menos se dice de que la suspensión de 1.700 trabajadores tucumanos de la fábrica (ahora brasileña) Alpargatas obedece a la caída de las ventas y a que la empresa no quiere seguir acumulando mercadería que no se vende (superproducción) por lo cual, adelantan vacaciones, suspenden personal y reducen jornadas laborales como regalito premeditado para las vacaciones de julio; nada se habla de la caída de las ventas en general que, según la Cámara de Comercio, es tan fuerte que obliga a los comercios a la “liquidación de temporada” anticipada y de que las ventas minoristas se redujeron en un 6.8% respecto del mismo mes del año pasado y como cuarto mes consecutivo; como tampoco se habla de la caída en la venta de gasoil de entre un 25 y 30% por lo cual, ahora, sobra combustible en las estaciones de servicio, a lo que se suma una caída en la venta de automotores de un 12.1% … A su vez, la venta inmobiliaria está decayendo entre un 20 y 30% de acuerdo con declaraciones de empresarios del sector, mientras que el rubro construcciones registra una caída del 8.8% respecto de Junio de 2011, de acuerdo con datos del INDEC, a pesar de que todos sabemos cuán mentirosos son esos datos y que si declaran una cifra hay que multiplicarla por tres para que se acerque a la realidad.

El Combatiente N°51

Podríamos seguir acumulando cifras negativas, pero es un ejercicio ocioso cuando todos los trabajadores sufrimos en carne propia las consecuencias del “modelo” que hace agua por los cuatro costados y al que se pretende ocultar con encendidos discursos e inauguraciones de industrias menores que no sólo no salvarán al país, sino que dentro de la macroeconomía no le hacen ni siquiera bajar un centésimo de dígito a la caída en picada de toda la producción y el derrumbe de las ventas en todos los rubros. En síntesis, con discursos encendidos no se puede tapar el sol con la mano.

En ese contexto se encuadran las mayores desgracias para los trabajadores, aquellas que llegan con las vacaciones anticipadas y forzadas, las suspensiones, los despidos al descubierto y encubiertos, las reducciones de las jornadas laborales, los cierres permanentes de industrias y comercios. Pocos son los casos como el de la empresa de aceitunas Nucete que, por su envergadura dentro de una economía regional como la riojana, adquirió ribetes de escándalo nacional al dejar sin trabajo a 500 operarios. Rápidamente recibió una “solución” de emergencia estatal que salió al cruce con la propuesta de una reducción laboral a cuatro días de la semana y una subvención a cargo del gobierno provincial por el día y medio en que la planta no funcionará. Nucete reabrió sus puertas, pero las economías regionales usaron su caso como punta de un iceberg que tiene muchas quejas y poco futuro. Así, en la reunión del comité ejecutivo de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) concluyeron en que las industrias regionales están perdiendo competitividad por una serie de hechos preocupantes: demoras y bloqueos en el pago de reintegros, retraso en la devolución del IVA por parte del estado, plazos estipulados por la resolución 142 que las obligan a liquidar divisas antes de cobrarlas, superposición impositiva entre tasas municipales e impuestos provinciales, altos costos de fletes y logística - consecuencia del cierre de ferrocarriles- y aumentos salariales que no logran cubrir. También, mientras las exportaciones cayeron un 6% en general entre enero y mayo, las de frutas comestibles –fuerte de las industrias regionales- se derrumbaron un 26%, un guarismo que conforman el 53% en la producción de ajo, 32% en la de cebolla y arroz, 26% en la de algodón, 62% en la de carne ovina, 12% en la de té y 6% en la de pesca. Si a esto le sumamos las medidas adoptadas por Moreno restringiendo las importaciones, cuya respuesta fue la del cierre del mercado brasilero, principal importador de los productos regionales, la situación no sólo es catastrófica, sino de creciente fuente de futuros conflictos tanto con los empresarios del sector, como de los trabajadores que serán la principal variable de ajuste.

El Combatiente N°51

Al paso que se derrumba la economía, se desploma la credibilidad del gobierno. La lucha interna dentro de las filas del partido oficialista ha comenzado a tener como espejo donde se miran con espanto los gobernadores provinciales. El máximo exponente de estas luchas intestinas es el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien no tuvo mejor idea que la de pavonearse con el “enemigo” número uno actual del gobierno, Moyano, y la de autocandidatearse a presidente en 2015. “Castigado” por el estado nacional y sus oscilantes humores, recibió menos del dinero que le adeuda el estado nacional y quedó embretado entre sus ambiciones preñadas de idealismo y absurdo a largo plazo y la realidad. Como niño en el rincón, ha debido y debe soportar los regaños presidenciales en público que lo someten al ridículo permanentemente, mientras se le incendia la provincia de justos reclamos de los trabajadores estatales, docentes, médicos, etc. Vergüenza para él y para quien lo regaña, ambos en una suerte de conventillo lamentable por una puja por demás evidente y dañina que deja a los trabajadores como rehenes de sus tironeos y espurios intereses personales. NINGUNO PIENSA en la tragedia que significa para un trabajador no cobrar lo que se ha ganado con el sudor de su frente. NINGUNO se sensibiliza por el estrago que representa en una economía familiar el pago en cuatro cuotas del aguinaldo, suma legal e histórica percibida por los trabajadores desde que el propio líder, cuyas ideas dicen ambos representar, pusiera en vigencia hace más de sesenta años atrás. Pareciera que el gobierno nacional está decidido a arrojar a Scioli al abismo, a agudizarle las contradicciones internas y enfrentarlo a la fuerza con los trabajadores, a incendiarle la provincia para llegar con el matafuegos, siempre presto, de un “leal” a sus filas que ya está enquistado en el seno del propio ejecutivo provincial. Ni la pusilanimidad del gobernador ni la ferocidad del gobierno nacional pueden evaluar a ciencia cierta que sus rehenes, los trabajadores de la provincia, son las únicas víctimas de tan miserable enfrentamiento. Y más que justos son sus reclamos, sus paros y sus movilizaciones. Si alguno de los “contrincantes” cree, idealistamente, que sale “ganador” en la puja en que han arrinconado a los trabajadores, se equivocan. En la pulseada todos pierden: los trabajadores, sus derechos; el gobierno nacional, su credibilidad, y el provincial, el sueño y los sueños trocados en pesadillas. El alto porcentaje de votos obtenidos en la última elección, sobre el cual han posado todos y cada uno sus sentaderas, se evapora al ritmo de la crisis y los conflictos que ellos mismos crean, muchas veces, gratuita y mezquinamente.

El Combatiente N°51

Pero, lo que también queda expuesto y que ya hemos tratado en editoriales anteriores en detalle, es el desequilibrio económico financiero de las provincias. Santa Cruz, cuna de pingüinos oficialistas, aún no cierra el largo conflicto que tiene con su policía, pese a haberles ofrecido un 34% de aumento que fue rechazado por los uniformados retobados. De a una irán cayendo en desgracia las provincias, ahorcadas por las deudas, la coparticipación federal repartida a piacere por el ejecutivo nacional y los conflictos sociales crecientes. Mal panorama se avizora en el futuro próximo, tal como vienen los acontecimientos y las acciones políticas de una burguesía acorralada por la crisis internacional y desesperada por conservar su tasa de ganancia.

Tan desesperados están todos, que las mineras, expresión máxima del esquilme de los pueblos latinoamericanos, pidieron una reunión de urgencia con la OFEMI (Organización Federal de Estados Mineros), esa suerte de engendro político inventado al calor de las protestas antimineras e integrado por todos los gobernadores de las provincias mineras y pergeñado por el ministro De Vido no sólo para contener las luchas populares, sino para garantizarles a las multinacionales la libre extracción de minerales que engorden sus arcas. Ni el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta ni el de Chubut, Martín Buzzi concurrieron, justamente porque son los únicos que intentan sacarles a las multinacionales unos dividendos extras para sus provincias. No se oponen a la minería, se oponen a quedar afuera del negocio. Peralta pretende un 10% sobre la transferencia minera y Buzzi quiere aumentar en un 8% las regalías. Las multinacionales, ante tamaña ambición, tocaron pito pidiendo la reunión a su patrocinador oficial, el ministro. Según Mining Press, las provincias amigas dejaron sentado “que las provincias mineras, mayoritariamente, y la Nación, están en armonía en el espíritu de fijar reglas claras y alentadoras para el despliegue de la actividad”, mientras que para referirse a los dos díscolos, Peralta y Buzzi, sostuvo que “los proyectos provinciales que elevan fuertemente la carga impositiva o establecen nuevos cánones, cambian las reglas e interfieren fuertemente con la actividad”. Las mineras quieren operar sin restricciones y la mayoría de los gobernadores integrantes de la OFEMI están de acuerdo y a su cómplice y corrupta complacencia le llaman “armonía”. No olvidemos quiénes son: José Luis Gioja por San Juan, Eduardo Fellner por Jujuy, Lucía Corpacci por Catamarca, Juan Manuel Urtubey por Salta y Luis Beder Herrera por La Rioja, todos dirigidos, como es obvio, por el Ministro De Vido. Esa “armonía”, música para sus oídos, no contempla el RECHAZO a TODAS las mineras expresado por sus respectivos pueblos. Es que poco les importa lo que necesita la gente si el negocio los hace arte y parte. Para cuando los pueblos vuelvan a manifestarse tienen reservada la aplicación de la Ley Antiterrorista y de la noche a la mañana veremos a la Cordillera Argentina transformada en una madriguera de “terroristas” que pretenden poner el derecho a la vida por encima del derecho a los negocios despreciables… Otro futuro foco de conflicto social, por tanto, se avecina al compás del rumbo elegido por el gobierno nacional, que más rápido que ligero deja caer su mascarada para mostrar los dientes y su filo con el cual piensan cortar las yugulares de su propio pueblo.

El Combatiente N°51

A no dejarnos engañar con palabras engañosas… Las palabras que la presidente pronunciara en la cena anual de camaradería de las Fuerzas Armadas, en el edificio Libertador, “También quiero agradecer las tareas de inclusión social junto a otras áreas del Gobierno como los Ministerios de Seguridad y Desarrollo Social, trabajando en las villas, no en tareas de seguridad interna, pero sí en tareas en las que todo argentino, vista o no uniforme, está obligado a hacer si tiene buen corazón", parecen haber sido extraídas o de un cuento de terror o de uno de amnesia. Muchos todavía recordamos MUY BIEN cuál ha sido el papel de las Fuerzas Armadas en las villas para reprimir, desaparecer y eliminar, especialmente, luchadores villeros. ¿Querrá la presidenta resucitar una especie de “Operativo Dorrego”, mezclando a La Cámpora con el Ejército, tal vez con el carapintada Sergio Berni a la cabeza? ¿Se habrá olvidado que dicho operativo “humanitario” terminó siendo la mejor vía para hacer inteligencia sobre los militantes revolucionarios que participaron en él? ¿Se habrá olvidado de que el Jefe del Operativo Dorrego, Albano Harguindeguy, no sólo que no tenía “buen corazón”, sino que luego encaró la matanza de compañeros montoneros y de la Tendencia Revolucionaria en la dictadura más sangrienta de Latinoamérica? A nadie pasa desapercibido tan oportuno “reconocimiento” a las puertas de cientos de conflictos sociales por venir. Y tampoco pasa desapercibida la ocasión que eligiera para anunciar el aumento de los sueldos de los uniformados, devenidos en recientes hombres y mujeres de “buen corazón”. ¿También se han convertido en nacionales y populares las Fuerzas Armadas…? Porque mientras defiendan al poder burgués, representante de la clase dominante, mientras sean sus esbirros armados y sus verdugos a sueldo, no serán ni lo uno ni lo otro, por más que pretendan adornarlos con lindos discursos y por más que se insinúe algún tipo de “perdón” a largo plazo (nuevamente y van…): “Seguramente habrá heridas que curar, pero sólo las subsana el tiempo”. Sí, muy claro: el tiempo que se necesita para que todos y cada uno de los genocidas mueran de muerte natural y no en cárceles comunes por sus crímenes de lesa humanidad.

Sin embargo, el tiempo no arregla ni borra las represiones actuales, como la de Cerro Colalao en Tucumán, donde 250 policías arremetieron contra indefensos pobladores ancestrales diaguitas, por orden de una jueza y en defensa de la propiedad privada de un par de terratenientes, entre los que se mezclan los intereses de Alperovich, Prat Gay, Jorge Posse y Freddy Moreno Núñez Vela, ninguno de ellos célebre por su defensa de los derechos humanos, precisamente. Tampoco borra el tiempo la solidaridad expresa de la presidente ante la muerte de varios gendarmes en un accidente de tránsito, comparado con su inexplicable silencio cuando fuera el “accidente” del Ferrocarril Sarmiento que dejara 51 trabajadores muertos. El tiempo, señora presidente, no hace estragos con la memoria colectiva, mal que les pese a los recordados…

También son las palabras las que terminan dejando en claro quién es quién en la interna del partido oficialista. En dos discursos paralelos, Moyano y la presidenta se sacaron los trapitos al sol. Uno, para recordar algo que muchos sabemos: cómo se enriquecieron ella y su marido con la Resolución 1050 de la dictadura militar, mientras otros perdían sus hogares en manos de la burguesía financiera de la cual formaron y forma parte. La otra, para refregarle el ominoso pasado al camionero, vinculado con la CNU y la Triple A, que Moyano descalificó apelando a una conveniente amnesia que le hace olvidar que persiguió, señaló y entregó a trabajadores y compañeros para su desaparición. Flores con olor a podrido de mutuos pasados que muchos conocemos, pero que pocos recuerdan a la hora de tomar partido por uno o por otra. La masiva movilización convocada por Moyano, a las puertas de la fractura de la CGT abonada por el ejecutivo, se montó sobre reclamos JUSTOS: modificación del imponible del Impuesto a las Ganancias que afecta los salarios de los trabajadores y eliminación de la discriminación en las asignaciones familiares para trabajadores. Lo demás, desde las adhesiones oportunistas como la de Macri, hasta la participación de estancieros y terratenientes, devenidos en “trabajadores rurales” de reciente filiación, quedan en el anecdotario de la vergüenza, al igual que el agite oficial para descalificar a Moyano metiendo a todos los trabajadores en la misma bolsa bajo el fantasma del golpismo y amparados en el paralelo golpe de estado institucional paraguayo. Es que a la hora de ganar la pulseada, todo vale y los hechos políticos de Paraguay estaban frescos y oportunos para zarandear fantasmas. Un hecho que queremos destacar de la movilización de Moyano es que mucha gente que concurrió porque consideró justo el reclamo, cuando el camionero comenzó su discurso, abandonó la plaza: una cosa es el reclamo justo y otra es ser el convidado de piedra de un burócrata corrupto vinculado con lo peor del pasado sangriento, sapo indigesto si los hay para quienes decidieron acompañarlo con sus banderas sin ser del palo y que tuvieron que digerir el sectario discurso de Moyano, fiel a su ideología...

El Combatiente N°51

La interna continuó hasta concluir en la muerte anunciada de la CGT unificada. Tal como previó e instigó el gobierno, también a fuerza de premios y castigos, repartiendo reintegros de la APE a las obras sociales sindicales o quitando personerías jurídicas de las asociaciones gremiales, amenazando con quites de otras personerías o eliminando subsidios como hizo con camioneros, a Moyano muchos le sacaron el cuerpo y lo dejaron más solo que loco malo, a pesar de ser reelegido por los leales que le quedaron. Los gordos Armando Cavalieri (Comercio), Oscar Lescano (Luz y Fuerza) y Carlos West Ocampo (Sanidad); los “independientes” Gerardo Martínez (UOCRA), Andrés Rodríguez (UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) a quienes se sumaron el metalúrgico Antonio Caló y Ricardo Pignanelli, dirigente de Smata y el ex moyanista, el taxista Omar Viviani, se cortaron por otro lado y planean un nuevo congreso para el 23 de Agosto y elecciones para octubre. Se cristaliza un acariciado proyecto oficial: partir la CGT, una forma, si es que fuera posible, de dejar todavía más al desamparo a los trabajadores. Divide y reinarás es el lema que sostiene esta fractura y tanto los moyanistas como los otros evidencian que defender a la clase obrera con que tanto se llenan la boca es lo que menos tienen en mente. Funcionales a la patronal y al gobierno, dividen al movimiento obrero porque priorizan sus intereses personales, políticos, económicos y de negocios, por encima de nuestros reclamos que deberían defender. Si era anunciada la ruptura, también son anunciadas sus consecuencias: no hay quién sea nuestra voz. Hoy, más que nunca, la clase obrera y el proletariado deberemos parir de nuestras entrañas a los mejores dirigentes para reemplazar a estos corruptos y traidores, generando un amplio sindicalismo de base que vuelva a representar a los trabajadores como ya tuvimos en otras épocas cuando sobresalían hombres de la talla de Agustín Tosco. No merecemos menos y dentro de nuestras filas hay miles y miles de hombres honestos y mujeres honestas capaces de reemplazar con creces a esta lacra, herencia de la dictadura como Gerardo Martínez, que aún revista como espía y miembro del Batallón 601 de Inteligencia. Asco dan no sólo estas basuras, sino el propio poder oficial que, a pesar de conocer su filiación entreguista y asesina, permite que siga en funciones. Y no debería, tampoco, sorprendernos el “agradecimiento” de Moyano a las Fuerzas Armadas que intervinieron en la guerra de Malvinas en su último discurso, cuando lo reeligieron. Del mismo modo que en la movilización anterior, su discurso patriotero y sectario dejó nuevamente bien en claro que aquella foto del pasado de la que no se acuerda más, que lo vincula con la Triple A, no es necesaria a la hora de colar su espíritu auténticamente fascista.

Quizás deberían merecer un capítulo aparte todos los hechos de corrupción que atraviesan no sólo al gobierno nacional, sino a muchos gobiernos provinciales -por no decir a todos- algunos de los cuales comparten funcionarios oficiales con las multinacionales mineras, por ejemplo. Valga mencionar, también, que el escándalo Boudou-Ciccone se ha visto ampliado hacia la familia del vicepresidente de la nación, aunque se haga ominoso silencio oficial al respecto. Por más que se oculte ya es un secreto a voces que horada toda credibilidad del gobierno que pretende, acallando el tema, hacer como que no existe. Pero, así como existe el niño UCEDÉ-Puerto Madero, existen sus prácticas, propias de la clase a la que pertenece, prácticas que incluyen la corrupción como condimento necesario para hacer pingües negocios. Además, la tardía suspensión de la empresa controladora de la tarjeta SUBE deja entrever que la opacidad de los reflejos políticos oficiales no es casual, sino consecuencia de actos de corrupción anteriores: no es creíble que cuando se la contrató se omitieran los controles hacia la empresa fantasma radicada en un domicilio, también fantasmal de Londres, donde funcionaba una peluquería... No es casualidad que nuevamente se vean salpicados y embarrados el Ministro De Vido y el ex Secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, el mismo que hiciera la vista gorda con el destino de los subsidios al Ferrocarril Sarmiento. Que Randazzo, tardíamente, haya dado parte a la Sindicatura General de la Nación para que investigue y que haya suspendido el contrato con la supuesta empresa, no elimina la responsabilidad del gobierno que, en el pasado, aceptó contratar a Global Infrastructure sin haber tomado ni un solo recaudo.

El Combatiente N°51

El carácter intimidatorio que van tomando algunas acciones del gobierno cuando presiona con amenazas a los sindicatos para alinearlos con su delfín Caló, cuando tilda de terroristas a los trabajadores, usa un ente oficial como la AFIP para perseguir a empresarios críticos de su política, retira subsidios a los sindicatos “opositores” al “modelo”, reparte o quita dinero de las provincias con gobernadores con apetencias presidenciales, etc. muestran una faceta autoritaria cada vez más cuestionada por propios y ajenos que llevan al rápido desplome de la credibilidad. El argumento del 54% de votantes ya no alcanza para contrarrestar la caída de la confianza de esos mismos votantes, el cuestionamiento de muchos peronistas que se distancian del gobierno, el debate interno que traspasa las propias filas y arrastra a toda la población en sus devaneos. Es el propio gobierno con sus decisiones políticas el responsable del enrarecimiento del clima político. La desesperación por la influencia de la crisis internacional en la economía local, lo lleva a cometer más desaciertos que aciertos, a jugar una desenfrenada carrera discursiva diaria, a tratar los efectos de su propia política como errores ajenos, a pretender unir y organizar alrededor de una idea única: los que apoyan el “modelo”. Y, los que no lo apoyan, entran en una gran bolsa de gatos a la que le ponen, sin discriminaciones de ninguna especie, el rótulo de “enemigos”. Así, los que hasta ayer eran los amigos, hoy, son sus principales perseguidos. Lo que hasta ayer era el gobierno de los “derechos humanos”, hoy, es el gobierno que pretende lavarle la cara a las Fuerzas Armadas metiéndolas en las villas.

Se avecinan, tal como dijimos, días de lucha y conflicto. Debemos estar preparados para ellos, dándoles verdadero valor a la unidad y la organización, únicas herramientas a mano con las que podremos enfrentar la crisis que pretenden enrostrarnos, la represión que tienen pensada para nosotros ya sea que estemos defendiendo la tierra donde nacieron nuestros ancestros, las condiciones dignas de trabajo, el derecho a vivir con salud ambiental libre de contaminación, el aguinaldo en una sola cuota, el cambio en el mínimo imponible del Impuesto a las Ganancias con que nos empobrecen, la educación y la salud para todos y cuánto reclamo justo tengamos para hacer. La lucha de los mineros españoles, que ha despertado la solidaridad de su pueblo, es un faro en el mundo cuya luz llega para darnos esperanzas y confianza en nuestras propias fuerzas y capacidad de lucha.

El Combatiente N°51

Julio, para nosotros, es un mes con nombres y apellidos: Mario Roberto Santucho, Liliana Delfino, Benito Urteaga, Domingo Mena, Ana María Lanzillotto y Fernando Gertel. Hay muchas formas de ponerles nombre y apellidos a los compañeros. Se puede, en su nombre y hasta con su sangre, hacer un amnésico ejercicio de conformismo, apoyar “modelos” explotadores y abrazarse con aquellos cuya política ni tan siquiera se parece a la sombra de las ideas políticas de un revolucionario como Santucho y los compañeros caídos. Se pueden hacer uno y mil recordatorios de palabras encendidas pero vacías. Aunque, también y seguramente, habrán cientos de recordatorios honestos, de compromisos revolucionarios que se renuevan con fervor, con diferentes miradas, con distintas experiencias, desde las más diversas prácticas y con los mismos objetivos que persiguieran nuestros compañeros. Repudiamos a los que en su nombre intentan confundir al pueblo pretendiendo transformar la figura y, sobre todo, el ideario de un revolucionario en un símbolo más de los tantos que ahueca de contenido la burguesía. Saludamos a nuestros hermanos de clase que abrazan el pensamiento vivo de Santucho, que lo llevan a la práctica, militen o no en nuestras filas, porque estamos convencidos de que con ellos llegará el momento del camino compartido, de las manos abiertas, del cuidado de nuestras espaldas y así, unidos, como sólo sueñan los revolucionarios, llegaremos a cumplir los sueños no sólo de Santucho, sino de todos y cada uno de nuestros compañeros que nos antecedieron. Julio tiene nombre y apellido: Santucho Revolución. Sin medias tintas ni atajos, sin reformismos ni conversiones vergonzantes, sin intérpretes falsos ni representantes mentirosos. Julio tiene nombre y apellido: Santucho y Revolución. Para nosotros y muchos hermanos de clase, no podrá llamarse nunca de otro modo cada julio, donde nos abrazamos a nuestros caídos con orgullo, cuando levantamos una por una sus banderas mientras renovamos, puño en alto, su grito fraterno: AVOMPLA, compañeros. Nos vemos en la lucha. Nos encontraremos allí cuando llegue el día en que todos tengamos el mismo nombre y apellido. Sólo entonces, compañeros, descansará en paz uno de los revolucionarios más consecuentes que ha parido nuestro pueblo. Sólo entonces… Cuando seamos un solo nombre y apellido: Santucho Revolución.

Por Amanda Cánepa.

INTERNACIONAL

Los problemas económicos del país hegemónico, Estados Unidos, continúan ensanchándose y profundizándose. Hablar de producción se ha convertido en un ejercicio ocioso cuando todo el planeta está produciendo menos a la espera de agotar lo que tienen acumulado: el achicamiento de los mercados nacionales y del mercado internacional hace muy lento y difícil desprenderse de las mercancías acumuladas. A este proceso la burguesía le llama “desaceleración” o “ralentización” de la economía, pero es consecuencia de la crisis de superproducción. No sólo los países del “primer mundo” han entrado en ese proceso, sino también los llamados “países emergentes”, en los que se centraban todas las expectativas de una pronta recuperación. En China, Brasil e India las economías se han desacelerado, lo que demuestra el alto nivel de idealismo de la burguesía financiera imperialista que creía o cree que aquello que llaman globalización implica el crecimiento de sus posibilidades de hacer grandes negocios y que este proceso era inagotable. La realidad del movimiento de las economías comienza a estallarles en las caras y avanza un paso más hacia la debacle.

El Combatiente N°51

Frente al inevitable e imparable proceso se alzan voces que van desde las más optimistas que sostienen, todavía, que hay posibilidades de salir pronto de la crisis aunque, a decir verdad, cada vez son menos y suenan como campanas de palo. Otras piden serenidad y abogan para que se tomen medidas restrictivas contra los capitales especulativos, precisamente piden regular el desplazamiento y las tasas de ganancias, imponiendo impuestos y otras medidas para que una parte de esos capitales sean invertidos en actividades productivas. Pero la mayoría de las voces agitan el apocalipsis e inventan o predicen explosiones y reventones de “burbujas” reales o imaginarias. “Vivimos en un orden mundial criminal y caníbal, donde las pequeñas oligarquías del capital financiero deciden de forma legal quién va a morir de hambre y quién no. Por tanto, estos especuladores financieros deben ser juzgados y condenados, reeditando una especie de Tribunal Nüremberg”. El que se define con estas aplastantes palabras no es un indignado español, tampoco un ocupa wallstreet ni uno griego, sino Jean Ziegler, vicepresidente del Consejo consultivo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Su receta para revertir la situación es, si cabe, tan o más radical que su tesis sobre la generación de las desigualdades: “Hay que multiplicar rápidamente las fisuras en el muro capitalista para derrumbarlo y crear un nuevo orden mundial más justo”. “Ocupar masivamente los bancos, nacionalizarlos y confiscar las arrogantes riquezas robadas por los especuladores financieros”. Este diplomático de dilatada trayectoria es uno de los pocos que hace oír su voz en los pasillos de la ONU y ha señalado a Ban Ki-moon y al hondureño Roberto Flores -quien apoyó el golpe de estado en su país- como parte de los mercenarios que han pervertido el papel y destruido su credibilidad moral. Para Ziegler, la refundación de la ONU pasa por imprimirle más democracia, eliminando el poder de veto de las naciones integrantes del Consejo de Seguridad, limpiándola de golpistas y eliminando las prebendas del FMI y el BM. “El neoliberalismo delictivo, se cura con política”, concluye Ziegler. Se puede estar de acuerdo o no con él en el análisis y en las soluciones que propone, pero que se necesita un cambio profundo en el orden internacional es algo innegable.

Más allá de las palabras y de los buenos deseos, la base material para el cambio está en un proceso acelerado de transformación. Lo que se pronosticaba para dentro de diez o veinte años ya se está haciendo realidad. China ha pasado a convertirse en la segunda economía del planeta, aunque deberíamos revisar cuidadosamente los parámetros que concluyen en ese segundo puesto, porque si nos atenemos a los índices de crecimiento y desarrollo actuales y potenciales, Estados Unidos está en franca desventaja y prácticamente en recesión, aunque se diga que ocupa el primer lugar en la economía del mundo. Económicamente hablando, ha perdido su papel de potencia y está perdiendo su hegemonía en el mercado internacional. Ya no está en condiciones de manejar a su antojo los precios internacionales con sus reservas estratégicas de materias primas, privilegio arrebatado por ese puñado de mafiosos que señala Ziegler como “pequeñas oligarquías financieras” que han postrado a los poderes de los estados nacionales y los compran y cooptan para hacer sus trabajos sucios, tales como nombrar presidentes, primeros ministros y “crear revoluciones” para desestabilizar regiones enteras, porque son dueños de los organismos de crédito internacionales como el FMI y el Banco Mundial, propietarios de todas las ONGs que pululan por el planeta para preparar el terreno para todo tipo de actividades desestabilizadoras, que manejan enormes masas de dinero para pagar y comprar medios de comunicación masivos para hacer creer a la población mundial lo que en la realidad no existe. Compran, organizan y trasladan ejércitos de mercenarios para ensangrentar los pueblos que osan resistirse a sus designios, mientras sueñan con elevar como gobierno mundial al autoproclamado grupo Bildelberg. Pero nada de esto ocurrirá: sus recursos tienen cada día menos respaldo y queda al desnudo que están sentados en el incómodo poder de las armas que, como hemos repetido muchas veces, no reproducen su valor, pero que para ponerlas en funcionamiento necesitan de una verdadera producción que sostenga a los hombres que las empuñan y de una logística que cuesta mucho para mantenerlas en el tiempo. Tal como está la economía de la burguesía financiera imperialista no puede mantenerse mucho tiempo sin colapsar.

El Combatiente N°51

En Estados Unidos, el país hegemónico, en el último día de junio, la deuda nacional superó el récord del 101,5% del Producto Interior Bruto (PIB) alcanzado después de la Segunda Guerra Mundial y ascendió a 15 billones 856.367 mil millones de dólares. En los últimos dos años la tasa de crecimiento de la deuda de Estados Unidos no se ralentiza y se incrementa mucho más rápido que el PIB. Se prevé que la deuda federal sea del 70% del PIB a finales de este año y que sea el doble ya en el 2037, a menos que se hagan correcciones, según la Oficina de Presupuesto del Congreso. En los últimos años, el gobierno federal registra déficits presupuestarios que son los más grandes en proporción a la economía desde 1945. Irak, Afganistán y el despliegue de su parafernalia militar por todo el mundo crea y seguirá creando, geométricamente, más y más deudas a la vez que menor capacidad de inversión para reactivar su industria no militar. Un claro y rotundo mentís para todos los que sostenían la viabilidad del “keynesianismo militar”: las armas no crean valores, sino que absorben valores.

Es claro que la pérdida de la hegemonía estadounidense es un proceso en desarrollo, como también está en desarrollo su reemplazo. Desde el momento en que Rusia y China vetaron la intervención de la OTAN en Siria, este proceso comenzó a acelerarse. Se puede afirmar que desde ese preciso momento se puso fin al “mundo unipolar” que pretendió imponer la burguesía financiera imperialista estadounidense desde la caída de la Unión Soviética. El acelerado desarrollo económico de China, la rápida recuperación de Rusia, los Tratados de Cooperación de Shangai, la organización del grupo BRICS, sentaron las bases económicas y políticas para crear el otro eje sobre el que gira una gran parte del planeta. Todavía no está plenamente desarrollado, le falta crear e infundir confianza en una nueva orientación política. Lo viejo, el viejo imperio rodeado y apoyado con viejos imperialistas como los ingleses, los franceses, los turcos, los alemanes, los holandeses, portugueses, españoles, todas burguesías imperialistas decadentes, corruptas y criminales, está decayendo, acosados todos por sus proletariados que resisten al robo no ya de su plusvalía, sino de sus salarios. Resistencia proletaria que amenaza y hace difícil a la burguesía mantener sus privilegios. Las recetas que se aplican son bastantes conocidas en nuestra región y mucho más en nuestro país: aumento de los horarios de trabajo por igual salario, recortes de beneficios sociales, aumentos de impuestos directos e indirectos -tal como el IVA-, despidos masivos, recortes en emprendimientos productivos para privilegiar al capital especulativo, etc.. En definitiva, pretenden pagar su crisis con los salarios reales y nominales de los trabajadores… Nada nuevo, siempre lo mismo.

LA GUERRA QUE PUEDE SER

Ninguna potencia muere en su cama. Estados Unidos tampoco. El imperio capitalista no morirá en su cama. Dijimos -y lo reiteramos- que hay una lucha geopolítica, pero no creemos que sea una clara expresión de la lucha internacional de clases, sino de potencias que viven y conviven dentro del mismo sistema capitalista. Las emergentes no pueden desarrollarse con los Estados Unidos y sus aliados como dominantes, pelean por romper el unipolarismo, les conviene un mundo más democrático para hacer prosperar sus negocios y están compuestos por Rusia y China como cabeza principal a las que se suman otras burguesías como la de Brasil, Sudáfrica, India y otras que todavía no aparecen claramente en el mapa geopolítico, porque, como venimos sosteniendo desde hace tiempo, todavía hay alianzas tácitas o implícitas que recién aparecerán cuando los dos bloques en pugna muestren claramente sus objetivos políticos y sus fuerzas. Al respecto, es claro que Estados Unidos viene perdiendo terreno, porque la decadencia de su influencia política acompaña la de su economía. Europa muestra signos de división y forcejeos, lo que nos hace prever que las alianzas políticas, económicas y militares pueden sufrir fracturas en plazos no muy lejanos.

El Combatiente N°51

Después de la vergonzosa intervención de la OTAN en Libia ha quedado claro que a la burguesía financiera imperialista, con la norteamericana a la cabeza, no le interesa democratizar ningún país, como tampoco tiene interés en hacer ninguna revolución. Sólo para algunos “desprevenidos” son “revoluciones” las que se están desarrollando en Egipto, Siria o lo que se intenta hacer en Irán más todas las “revoluciones de colores” que se desarrollaron en las zonas de influencia de la ex Unión Soviética. Eran y son parte de la guerra geopolítica, una forma de debilitar a Rusia y China. El doble veto a la intervención “humanitaria” propuesta por Estados Unidos, Inglaterra y Francia en el Consejo de Seguridad de la ONU,fue la bisagra de la guerra geopolítica. A partir de ese momento se aceleró el proceso de derrumbe de la unipolaridad. Estados Unidos ha perdido toda o casi toda la influencia en la región del Medio Oriente pero, lo que es peor, ha perdido capacidad política para imponer sus designios. En definitiva ha perdido la iniciativa política y por eso promueve acciones terroristas para desestabilizar la región. Sus más firmes aliados, las corruptas monarquías de Arabia Saudita, los emiratos de Qatar, Barhein y Yemen están asediados por sus pueblos y sólo se mantienen a fuerza de represión. Turquía es un aliado no muy firme por las contradicciones que mantiene con la Unión Europea que no le permite y le traba desde hace años la entrada como miembro de la Comunidad Europea. Ayuda a la OTAN porque es miembro de ella y porque mantiene el sueño de revivir el Imperio Otomano.

Tanto Estados Unidos, como Rusia y China, mantienen el conflicto sin llevarlo, irresponsablemente, a un desborde, mientras Francia y Turquía tratan de acelerar un enfrentamiento. Amenazas de un lado, advertencias del otro, acumulación de fuerzas militares de unos y otros, misiles lanzados en plan de advertencia, pero todavía no pasan de mostrarse los dientes. No es posible circunscribir una guerra a la región y mucho menos a las armas convencionales, por lo tanto hay mucho para perder y muy poco para ganar. Rusia y China apuestan al colapso de la economía de occidente que reduciría la capacidad de la burguesía financiera imperialista para sostener una guerra. De todos modos es un final abierto.

El Combatiente N°51

La guerra tiene muchas aristas, la más sobresaliente, cortante y caliente está centrada sobre Siria e Irán, pero en otras regiones se libra de distintas formas: con dólares, con armas, con amenazas encubiertas y no tan encubiertas.

En esta región, América Latina y el Caribe, el imperio hegemónico, los Estados Unidos, cuenta como aliados incondicionales a las burguesías tradicionales, llamadas también oligarquías, que tienen negocios con los imperios de turno desde que se “liberaron” del yugo español. Estas burguesías tienen todo el poder económico y, también, el poder político del Estado. Ríos de tinta se han usado para fundamentar la “teoría de la dependencia”, cuando en realidad esas oligarquías, sumados al capital financiero y a las empresas monopólicas de capitales transnacionales, son el verdadero poder del imperialismo en cada uno de los países de la región. Esta es la razón por la que sostenemos que no existe tal “dependencia”. Esa sociedad con el imperialismo y la inexistencia de una burguesía con verdaderos intereses nacionales, es la que traba toda posibilidad de desarrollo independiente de los países y de la región, porque permite que el imperio nos introduzca en SU división internacional del trabajo. No han sido los proletariados los que han elegido este camino, no son los proletariados los que han firmado los pactos secretos de sujeción a los imperios… Por el contrario, es el proletariado el que ha regado con su sangre calles y campos en su lucha por el progreso. Esas luchas han sido traicionadas y vendidas por las burguesías y sus agentes autoproclamados progresistas. Nos debemos un análisis más profundo de la “Teoría de la dependencia”, pero creemos que atrás de ella subyace la reformista idea de la revolución por etapas: primero la burguesía debe hacer la “revolución democrático burguesa” para que el proletariado inicie su lucha por el poder, algo que Lenin demostró que es una falacia.

La primera víctima de la guerra en la región fue la democracia burguesa de Honduras, la segunda, la democracia burguesa de Paraguay. Seguramente vendrán otras víctimas, porque la blandura y la grietas que dejan las decisiones que se tomaron en la Cumbre celebrada en Mendoza, como antes en las reuniones de la OEA, y al dejar en manos de la diplomacia norteamericana las negociaciones con los golpistas, deja abierta esa posibilidad. La burguesía financiera imperialista norteamericana ni lerda ni perezosa las va a aprovechar. Otra víctima es la democracia mexicana: las dos últimas elecciones han sido amañadas. Amañarlas no le salió gratis: en la primera, los mexicanos se movilizaron masivamente y ahora también están movilizados en contra del fraude. Las movilizaciones son impresionantes por su pasividad.

Con la vista puesta en su debilidad creciente, y con la posibilidad cierta de una guerra mundial, el imperialismo necesita asegurar su retaguardia. Es una necesidad imperiosa para que la región no sea involucrada en la aventura guerrerista de la burguesía imperialista norteamericana romper y denunciar todos los acuerdos y pactos públicos y secretos con ella. Según analistas internacionales de probada seriedad, esa aventura guerrerista está en suspenso hasta que se definan las elecciones en Estados Unidos, momento en el cual la OTAN inicie, con cualquier excusa, el bombardeo contra Siria e Irán.

LA BURGUESÍA PROPONE Y LA LUCHA DE CLASES DISPONE

En esta guerra, que ya está planteada, falta un interesado esencial: EL PROLETARIADO. De una forma u otra se está manifestando en todo el mundo, bajo distintas consignas, con objetivos aparentemente distintos, según el país o la región donde lo haga, pero una mirada más abarcadora, una visión más abstracta, nos indica que todos apuntan a un solo objetivo: la lucha por el progreso.

La lucha que se desarrolla en la entrañas del imperio financiero, Estados Unidos, contra la élite de Walls Street; las movilizaciones de los veteranos de guerra contra la guerra; el paro del 1º de mayo; la resistencia contra los recortes en la salud; la lucha de los inmigrantes, todo apunta a lo mismo. Es previsible que todos se encuentren codo a codo y organizados con las consignas de cada uno, pero con el mismo objetivo: derrotar a la burguesía. Si la derrota será o no definitiva dependerá de los niveles de conciencia y organización del proletariado y de la relación de fuerzas con la clase dominante.

El Combatiente N°51

Francia, Inglaterra, Portugal, Irlanda y muchos otros países europeos, están soportando el asedio del proletariado, los pobres y los inmigrantes para que reactiven la economía y dejen de darle recursos al capital financiero, recursos que se extraen de los impuestos pagados por el proletariado en particular y por el pueblo en general. El desfinanciamiento de los sistemas de salud, transporte y educación constituye un robo, un saqueo al salario real de los trabajadores. Es la lógica de la burguesía en crisis: hacer recaer las consecuencias sobre las espaldas del proletariado.

Vanguardia no es el que se proclama como tal, sino el o los que, en los hechos, en la práctica, aparecen llevando los objetivos del enfrentamiento con la clase dominante, desarrollando tácticas acordes a la relación de fuerzas existente.

El proletariado y pueblo griego han dado muestra de que saben cómo enfrentar al enemigo de clase. Lo enfrentaron en las calles, lo enredaron en una crisis política para desenmascararlo frente a toda la sociedad. La clase dominante europea, no sólo la griega, se vio obligada a llamar a elecciones que no sólo no pudo ganar sino que tampoco le permitieron formar gobierno. Tuvo que ir nuevamente a elecciones y tampoco pudo ganar. Los derechosos agazapados, los autoproclamados de izquierda, los que dicen que trabajan por el pueblo, pero que trabajan para el enemigo, se sacaron las máscaras y, como era de suponer, prestaron sus votos para formar gobierno con la derecha fascista. ¿Engañaron al proletariado y al pueblo griego? Creemos que no, que están reflexionando en cómo enfrentar la próxima crisis, que están en un proceso de acumulación de fuerzas, que se están preparando para la próxima arremetida. Este gobierno burgués o cualquier otro no puede hacer nada diferente a lo que hizo el anterior. La situación no ha cambiado en lo esencial.

Un saludo para todos los mineros españoles, para todas las españolas y españoles que los acompañaron durante todo los trayectos de su marcha y para quienes los esperaron en Madrid y confluyeron en esas impresionantes y emotivas manifestaciones. No tenemos dudas de que las burguesías española, europea y mundial, han visto estas movilizaciones con mucho pánico y a muchos les han asaltado los recuerdos del pasado con todo lo que ello implica. Ellos saben que la clase obrera en las calles es un ejercicio de poder. Saben que en las calles la conciencia crece a saltos. Los españoles han dado una gran demostración de solidaridad de clase, han sido un ejemplo para el proletariado mundial. La “marcha negra”, la de la clase obrera española, es y será para todos los proletarios algo imborrable.

El Combatiente N°51

Hoy podemos decir con más confianza

¡Proletarios del mundo uníos!

Por Mario Roberto Salvatierra.

LECCIONES DE BATALLA

Metodo y política

Nuestro Partido está volcado decididamente a una enérgica campaña par, mejorar la calidad de su actuación revolucionaria. Esa preocupación de nuestro Partido, producto de la conciencia de su responsabilidad ante nuestro pueblo, se ha multiplicado a la luz de las resoluciones del Comité Central de setiembre que marcan nítidamente el histórico rol del PRT en la vida de la Argentina actual.

Entre los aspectos que es necesario mejorar en ese fundamental esfuerzo superador queremos tocar aquí una cuestión básica: los métodos de análisis político y de acción revolucionaria. Encarar esta cuestión tiene gran importancia porque la formación de toda persona bajo la educación capitalista conlleva a la opción de un método de análisis y de acción teñido de formalismo que impide una comprensión científica, correcta, de los hechos e incapacita para la formulación y ejecución de políticas justas ante los diferentes problemas de la lucha de clases que dificulta considerablemente la aplicación creadora de la línea del Partido. Todo compañero que ingresa al Partido trae una tendencia natural" al formalismo, producto de años de educación en la escuela, la prensa. la radio y tv la universidad, etc., tendencia que es necesario combatir y anular mediante la asimilación del marxismo-leninismo.

Decía Lenin refiriéndose al análisis de clase de la sociedad rusa: El análisis concreto de la situación y de los intereses de las diversas clases debe servir para determinar el significado exacto de esta tesis al ser aplicada a tal o cual cuestión. mientras que el método inverso de razonar, que observamos no pocas veces entre los socialdemócratas del ala derecha encabezados por Plejánov, es decir, la aspiración de hallar respuestas a las cuestiones concretas en el simple desarrollo lógico de la máxima general sobre el carácter fundamental de nuestra revolución, es un envilecimiento del marxismo y una mera burla del materialismo dialéctico" (Lenin, Prólogo al Desarrollo del capitalismo en Rusia).

El Combatiente N°51

FORMALISMO VS. MARXISMO-LENINISMO

El formalismo de la metodología burguesa presiona al militante a tomar superficialmente los problemas, a aplicar la línea del Partido como receta ante situaciones aparentemente similares. Es un caso repetido el del militante que encara una tarea esquemáticamente, que por ejemplo en conocimiento de la resolución partidaria de formar agrupaciones legales o semilegales y tendencias clandestinas en lo sindical, acude a un frente fabril a plantear de entrada esa línea sin conocer la situación real del frente, o el compañero que ante la resolución de los Comité Fabriles resuelve la situación cambiando el nombre de la célula existente. Porque el formalismo consiste en dejarse llevar por lo aparente, sin profundizar en el conocimiento concreto de la situación y responder a los problemas con fórmulas preestablecidas.

Nada más ajeno al método marxista-leninista. La filosofía del proletariado es de acuerdo a definiciones de Lenin, "el análisis concreto de situaciones concretas", el desdoblamiento de lo uno y el estudio de sus partes contradictorias, una guía para la acción revolucionaria. Consiste en servirse de ese rico arsenal teórico y político plasmado en la línea del Partido que constituye una herramienta de primera calidad para profundizar el análisis de la realidad concreta del frente de masas o actividad revolucionaria de que se trate y dar solución a los problemas y situaciones que se planteen, con planes de actividad creadores y medidas prácticas de organización ajustadas a la situación concreta de que se trate.

ESTUDIO Y ACTIVIDAD DE PARTIDO

¿Cómo evitar el formalismo? ¿Cómo aplicar correctamente el método marxista-leninista? La única forma indudablemente es a través de la experiencia práctica y el estudio sistemático que permitirá lograr con el tiempo un amplio dominio del marxismo-leninismo, capacitarse verdaderamente en la aplicación de la filosofía proletaria. Dominar el marxismo-leninismo no es una cuestión académica de citar de memoria textos de Marx o de Lenin. El grado de dominio de la ideología proletaria se comprueba en la práctica, se observa en la forma de solucionar los problemas de la lucha de clases y se adquiere progresivamente armonizando la actividad revolucionaria de Partido con el estudio sistemático de los clásicos.

Sin embargo, algunas reglas prácticas es posible proporcionar para ayuda de los militantes en su actividad cotidiana:

1. Informarse en profundidad de cada problema interiorizándose de los detalles. Sin información exhaustiva y exacta es muy difícil dar con la solución correcta. Y esa información debe provenir principalmente de las masas, gracias al estrecho contacto de nuestros militantes de base con las masas.

2. Determinado el problema de que se trata, estudiar, es decir repasar la línea del Partido sobre ese tema, repasar los artículos de El combatiente, Boletines Internos o folletos partidarios referidos a situaciones similares, estudiar y repasar textos de los clásicos principalmente de Lenin relacionados con ese tipo de problemas.

3. Analizar la situación estudiando por partes los elementos contradictorios, siempre a partir de un punto de vista de masas, es decir, dando primacía entre todos los elementos al estado de ánimo de las masas. Si se trata de una huelga por ejemplo hay que estudiar los distintos elementos, la posición de la burocracia' la situación de la empresa, la situación nacional y principalmente el estado de ánimo de las masas.

4. Profundizar el análisis colectivo de la situación concreta en la célula del Partido mediante la discusión de las propuestas tácticas y orgánicas.

5. Aplicar con tenacidad el plan de acción votado profundizándolo, ampliándolo y verificando su corrección en el curso de la actividad

El marxismo-leninismo es una filosofía científica todopoderosa porque su método dio solución al viejo problema de la separación entre las ideas y la realidad. Gracias al método marxista-leninista el proletariado revolucionario está en condiciones de comprender exactamente la marcha de la realidad social, de la lucha de clases y actuar eficazmente en ella en dirección a la revolución social, a la justa liberación de los explotados y oprimidos. Porque al basarse en el "análisis concreto de las situaciones concretas" el marxismo-leninismo se ajusta como un guante a la vida real. Los militantes M PRT en lucha contra el formalismo y otras presiones ideológicas provenientes de la educación capitalista levantando en alto las banderas del estudio y la actividad de Partido, avanzarán sin estruendo con sencillez, en el dominio de la ideología proletaria y elevarán consecuentemente la calidad de su trabajo revolucionario en el camino de la victoria.

Publicación primera: El Combatiente,
Argentina, mayo de 1975.

El Combatiente N°51

LEA Y DIFUNDA EL COMBATIENTE -  prensaydifusionprt@gmail.com