Abril/Mayo
2008


El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30SITUACIÓN NACIONAL El Combatiente Nº30INTERNACIONAL El Combatiente Nº30ROJOSANGRE VERDESOJA
  El Combatiente Nº301917: CUANDO EL ROJO FUEGO DE LA CONCIENCIA TOMÓ EL CONTROL  
El Combatiente Nº30
Agrandar

SITUACIÓN NACIONAL

El Combatiente Nº30La densa cortina de humo no es privativa de la burguesía financiera imperialista: también la travestida burguesía financiera nativa y su gobierno trata de nublar las miradas del proletariado argentino. El humo de los pastizales, elevado a la enésima potencia de la histeria, a través de su secretaria de medio ambiente y de todos los plumíferos y escribas de la clase dominante, intentan hacernos ver lo que sólo existe en sus afiebradas estupideces, repetidas hasta el cansancio, para sumar las víctimas a las filas de los victimarios a cambio de NADA.
                
Nada ha cambiado EN ESENCIA, sólo han cambiado las formas.

Los beneficiados son los mismos de toda la historia. Los perjudicados también. Si no, veamos: por la suba de los precios -más precisamente del paro y los cortes de rutas-  acusan a los productores del campo. ¿Quién intervino? El Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC) ¿Y para qué…?

Fue el gobierno -y no los productores del campo- el que, para esconder los aumentos ya instalados fijó la atención en la lucha de los trabajadores del INDEC y no en los precios. Fue el gobierno el que mantuvo esa situación cuanto más pudo. Cuando se terminó, buscó lo de Colombia y así sucesivamente. Esperó que el proletariado lo apoyara masivamente en el supuesto enfrentamiento contra los supuestos enemigos del campo. Pero el proletariado prefirió verlo por televisión. No apoyó ni a uno ni a otro.

La pequeña burguesía, como siempre oscilante, vacilante y fuera de órbita, salió a apoyar al campo esperando ingenuamente que los precios no aumentaran… pero aumentaron y seguirán aumentando, por lo cual quedó descolocada y más confundida que al principio.

Debe quedar perfectamente claro que el aumento de las retenciones no afecta en casi nada la rentabilidad de la gran burguesía campesina devenida en burguesía financiera. Lo que está rondando en la mesa de negociaciones son “los mercados a futuro” y el fantasma de la crisis capitalista mundial.

Los grandes ganadores con el mercado de la soja son: la gran burguesía campesina, los grandes bancos, las compañías de agroquímicos como Monsanto y los monopolios del comercio exterior: Cargill, Bunge y Dreyfus. Todos ellos forman parte del Partido Militar, junto con los grandes industriales como Gustavo Rocca, Menotti Pescarmona, la Familia Blaquier, los Macri, etc., etc., y los monopolios como Mercedes Benz, Ford, Fiat, etc., etc. Todos son parte de la masacre y ninguno está preso ni juzgado porque ningún gobierno tiene interés en hacerlo.

Los derechos humanos están siendo usados por este gobierno para cooptar a los organismos de derechos humanos y neutralizar sus luchas. Por eso, sostenemos que los representantes políticos del enemigo están en la casa de gobierno y han recalado allí para maquillar las instituciones burguesas.

Sostenemos, también, que los intereses de las Federaciones Agrarias nada tienen que ver con los de la Sociedad Rural. Es más, son contradictorios, antagónicos y excluyentes. Sólo la estupidez de los que caracterizaron a Jorge Rafael Videla como un “general prosoviético” y a Benjamín Menéndez como un “general nacionalista” pueden pensar que la Sociedad Rural coincide con los intereses de las Federaciones Agrarias, por lo cual las convierten en cómplices de la gran burguesía que dicen combatir y funcionales a sus intereses. Ayudan a formar la cortina de humo para que el gobierno de la burguesía financiera oculte sus verdaderos objetivos. Al igual que cuando plantean: “¡Basta de represión K!”, no cumplen con una de las principales consignas de los revolucionarios: desnudar las prácticas e intenciones de la clase dominante y sus representantes.

Pero no debemos pedirle ese papel a los hacedores de “¡Argentinazos!”... El energúmeno de Gualeguaychú y el presidente de las Federaciones Agrarias deben reflexionar seriamente sobre el papel que están desempeñando. Los que les chupan la sangre son los monopolios del comercio exterior, las grandes agroquímicas, los bancos y los señores de la Sociedad Rural. Deberían exigir la estatización del Comercio Exterior y de los grandes latifundios SIN PAGO. Deberían abandonar el chantaje al proletariado, porque más temprano que tarde lo van a necesitar como aliado para conseguir sus intereses. Deberían pensar que la política impulsada por el gobierno favorece la concentración en pocas manos de TODA LA TIERRA productiva y que ellos están favoreciendo ESA política. Deberían explicarles a sus representados por qué no están en las rutas los Miguens y Cía. de la Sociedad Rural, los Monsanto, los ADM, los Cargill, los Bunge, los Dreyfus, los Molinos, que son aquellos que pagan 165 dólares la tonelada de soja cuando el precio es de 300 dólares; que entregan 135 dólares al Estado y luego venden la tonelada a 550 dólares en el mercado de Chicago…

¿Por qué no denuncian las Federaciones Agrarias las triangulaciones que hacen los grandes exportadores de cereales en sus oficinas para subfacturar las exportaciones y pagar lo menos posible al Estado, siempre con la complicidad de funcionarios y el visto bueno de los gobernantes de turno, en este caso el matrimonio Kirchner…?

ES MENTIRA que el gobierno no tenga UNA decisión política tomada. La tiene y es en favor de la gran burguesía campesina devenida en financiera.

La pequeña burguesía de la ciudad y el campo no tienen futuro en este sistema, van a ser diezmadas sin pausa ni prisa. Sólo alcanza con ver cómo han barrido con las pequeñas industrias, los pequeños comercios, las pequeñas unidades de producción del campo… Y lo que es más trágico: no hay POSIBILIDADES para nuevos emprendimientos como tampoco para la proletarización. El destino es, lisa y llanamente, la exclusión social.

Solamente en medio de esta enorme confusión pueden medrar los Otto Vargas, las Vilma Ripoll, los Altamira y tantos otros. La pobreza casi miserable en cuestión de posicionamiento de clase es alarmante; la lumpenización de la mayoría de los “dirigentes” de la autodenominada izquierda es vergonzosa. La dignidad es algo que desconocen y vaya a saber en qué esquina perdieron la humildad, al igual que la vergüenza.

Debemos reafirmar que el gobierno de Cristina Fernández, aún antes de asumir, YA había elegido a qué intereses representar y ya había tomado decisiones políticas en consonancia. Todo lo demás es puro cuento. Pruebas al canto: la represión para el proletariado en general y para la clase obrera en particular está montada con toda la parafernalia: para los pobres, palos, balas de goma y de plomo, tribunales y cárcel, juicios pendientes sobre sus cabezas cual espada de Damocles.

Por eso contrastó tanto la “suavidad” de la gendarmería sin armas, en las rutas del campo, con aquellos gendarmes y policías armados hasta los dientes en los desalojos de la fábrica Mafisa de La Plata y de los trabajadores peladores de pollo de Mar del Plata; con la represión de los obreros del pescado, también de Mar del Plata; con la acción violenta de la Policía Federal contra los trabajadores de Fate; con la ferocidad ejercida contra los trabajadores del Casino flotante; con el asesinato de Fuentealba y la represión a los docentes de Santa Cruz.

Es que las fuerzas de Seguridad, en el conflicto del “campo”, trataron con suavidad a los preservativos (CONINAGRO, FAA, el energúmeno de Gualeguaychú, el PCR) de sus amos: los “señores de la Sociedad Rural”...

Todo cambia. Las Federaciones Agrarias nada tienen que ver con aquellas de la época del Grito de Alcorta, pero los dueños de la tierra siguen siendo dueños de la tierra. Son los mismos que se beneficiaban con la renta directa y la renta diferencial y que aún se siguen beneficiando. Han cambiado algunos nombres y otros se han transformado en socios de las grandes compañías que monopolizan el comercio exterior, socios menores de la burguesía financiera imperialista.

Sin ningún temor a equivocarnos afirmamos que todo lo que dicen Néstor Kirchner y Cristina Fernández sobre un reparto más equitativo de las riquezas ES MENTIRA.

Y si no es así, que expliquen las razones de sus alianzas  con lo más corrupto del Partido Justicialista y el radicalismo. Que expliquen las razones de la alianza con Moyano y lo más sucio y corrupto de la dirigencia sindical; por qué no derogan todos los estatutos de todos los sindicatos que son TODOS violatorios de la Constitución; por qué no derogan TODAS LAS LEYES antiobreras; por qué tienen presos a los obreros de Las Heras; por qué siguen procesados más de cinco mil argentinos que sólo pidieron por sus derechos; por qué tienen prisioneros a los seis compañeros paraguayos; por qué Julio López sigue desaparecido; por qué no están presos los que secuestraron a Juan Puthod; por qué no detienen a todos los motoqueros que en La plata golpean a Travestis y a otros; por qué no se desmantela la política del “gatillo fácil” y la droga que está apuntada contra toda nuestra juventud; por qué no están procesados todos los que desabastecieron al país y por qué no se les aplicó la ley de desabastecimiento.

El aparato represivo está intacto ¿Por qué no se lo desmantela…? Muchos sospechan, pero el gobierno de la burguesía financiera sabe por qué no hay respuestas claras y contundentes. Sabe que su gobierno está asentado sobre mentiras y medias verdades, porque el PODER de la burguesía financiera está asentado sobre arenas movedizas y no puede ni debe permitir que el proletariado se organice independientemente. Ellos, la burguesía financiera y sus gobiernos, temen a la organización independiente del proletariado. Y ésa es la tarea central de los revolucionarios: elevar el nivel de conciencia de las masas y organizarlas.El Combatiente Nº30

Carlos Ponce de León.

El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
 
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
Agrandar

Arriba

PRT - ARGENTINA

PRT - ARGENTINA

El Combatiente Nº30
Agrandar

INTERNACIONAL


El Combatiente Nº30La densa cortina de humo con que la burguesía financiera pretendía cubrir sus graves problemas comienza a disiparse y puede verse, aunque no en toda su dimensión, el abismo que se le abre a sus pies. Su drogadicto y borrachín representante, elegido fraudulentamente con la complicidad de su principal partido opositor, George W. Bush, ha terminado reconociendo que la economía norteamericana “está en recesión”. A pesar de su intento por minimizar los inconvenientes que de ella se derivan, la realidad, que nada sabe ni entiende de palabras, sigue su curso hacia la profundización, anunciando muchos y mayores problemas que dejan al desnudo la ya perceptible debilidad del Gendarme Mundial en todos los planos: económico, político y militar; dejando ver la miserable decadencia moral y cultural con el fin de su supremacía. En cada anuncio rimbombante se deja ver el delirio propio de una clase que comienza a “despegarse” de la vida real para entrar a una vida de ficción. Cuando nos referimos a la burguesía financiera, hablamos de una clase que existe a nivel internacional y no exclusivamente de la norteamericana.

La crisis de liquidez afecta al Royal Bank of Scotland, Merrill Lynch, Citigroup, Bankinter, UBS (Unión de Bancos Suizos), etc., etc. La mayoría de los bancos, mercados de valores, unidades grandes y pequeñas de producción en todo el mundo, en mayor o en menor dimensión, están afectados por la crisis. Todos verán aumentar sus dificultades a medida que la crisis se profundice y generalice. Nadie saldrá ileso…

Aunque el mercado de liquidez (divisas genuinas), no está en su mejor momento debido a la crisis inmobiliaria, el RBS (Royal Bank Scotland), socio del Santander, está terminando una ampliación de capital que podría llegar a los 9.000 millones de libras (aproximadamente unos 11.200 millones de euros), para impulsar sus finanzas muy deterioradas por la crisis crediticia. El RBS negocia la ampliación con la Autoridad de Servicios Financieros y el Tesoro. Esta negociación puede derivar en un pedido de renuncia de Fred Goodwin, consejero delegado del RBS, por parte de los accionistas.

Cruzando el Atlántico, el Citigroup, principal banco norteamericano, anunció una pérdida de 9.800 millones de dólares durante el último trimestre del 2007. Vikram Pandit, presidente ejecutivo de esta entidad, se comprometió a reducir los costos fijos del banco en un  20%, lo que supone un fuerte recorte de personal según el diario Financial Time, noticia que siembra el pánico por las posibles reducciones de personal en las principales capitales financieras del mundo. En el mismo andarivel, la UBS (Unión de Bancos Suizos) por lo menos ya ha dejado en la calle a cinco mil empleados. Como consecuencia de haber estado expuesto a los malos préstamos en el mercado inmobiliario norteamericano, el Citigroup anunció que colocaría en la categoría de cuentas incobrables más de 18.000 millones de dólares.

El banco de inversión Merrill Linch se convirtió en la última entidad financiera en anunciar grandes pérdidas netas. Las mismas,  al finalizar el 2007, eran de 7.800 millones de dólares. La compañía fue la última entidad financiera estadounidense-europea en “sincerar” las pérdidas vinculadas con el mercado hipotecario norteamericano.

Y para que no queden dudas de que la crisis va en serio, el Presidente de la Reserva Federal (FED), Ben Bernanke, manifestó que el panorama de la economía de Estados Unidos ha empeorado en el 2008. Sus comentarios en Washington surgen luego de que varios importantes bancos de inversión advirtiesen que Estados Unidos se dirige hacia una recesión. Y, paralelamente, por si esto fuera poco, los precios de los bonos del Gobierno de Estados Unidos se desplomaban…

Con el precio del petróleo sobrepasando la barrera de los 120 dólares por barril y los altos costos de los alimentos, los temores de inflación afectaron los bonos a largo plazo de los títulos gubernamentales.

A pesar y como consecuencia de los avatares de la crisis económica, siempre negada por la burguesía financiera imperialista mundial, los indicios no sólo aparecen en las bolsas de valores mundiales con las  caídas de los bancos bajo la forma de lento y progresivo empobrecimiento, sino que tambien se manifiestan en el paradigma del avance tecnológico: el plan de desarrollo espacial. Efectivamente, la agencia Ría Novosti titula un artículo del 1º de abril de 2008: “Por quiebra, el programa espacial de Estados Unidos pasa a depender de Rusia” en el cual dice: “Faltan apenas dos años y once vuelos para que Estados Unidos jubile a sus tres transbordadores espaciales- Endeavour, Atlantis y Discovery- los cuales serán sustituidos por un modelo nuevo, Orión, a partir del año 2015. Es una situación “sumamente deplorable y preocupante”, según el jefe de la NASA. “Dependeremos de Rusia durante casi cinco años, y es horrible para Estados Unidos verse en esta situación”, confesó Michael Griffin. A raíz de estas palabras, el congresista Dave Weldon exigió incluso retrasar la jubilación de los Shuttle (*) por algunos años para evitar la dependencia con respecto a Moscú. El que domina en el espacio extra-terrestre tiene garantizadas tanto la seguridad nacional como la supremacía militar. Claro que Estados Unidos no perderá dentro de un par de años su condición de gran potencia espacial porque, entre otras cosas, mantiene un número de satélites que es cuatro veces superior al de Rusia, pero no va a poder lanzar misiones tripuladas, por primera vez en medio siglo. A partir de 2010, Estados Unidos tendrá que fletar las naves rusas Soyuz y Progress para el transporte de astronautas y cargas a la Estación Espacial Internacional (ISS). Por algunos años, Rusia detentará el monopolio de los vuelos tripulados al espacio extra-terrestre.
“Es una verdadera traición de los intereses nacionales”, afirmó el senador estadounidense Hill Nelson, jefe del Comité parlamentario que supervisa las actividades de la NASA. “Si Rusia no tuviera estas posibilidades, nuestra situación sería aún peor”, le respondió Shana Dale subdirectora de la NASA.
El contrato por valor de más de 700 millones de dólares que la NASA firmó con Roscosmos, la agencia espacial de Rusia, contempla el suministro de seis naves tripuladas y tres cargueros espaciales a Estados Unidos, en el período 2009-2011. También prevé construir un módulo adicional de acoplamiento con vistas a la creación de un cuarto muelle para la recepción de naves rusas. Expertos dicen que el importe del contrato casi equivale al costo de las obras, a lo que hay que sumar la continua depreciación del dólar. Además, los recursos se extraviaron en algún punto entre la NASA y Roscosmos, de modo que a la empresa productora, RKK Energiya, se vio obligada incluso a solicitar grandes créditos para cumplir sus compromisos, afirmó una fuente familiarizada con la situación. Para Estados Unidos, la transacción resulta muy ventajosa, puesto que el lanzamiento de cada transbordador espacial cuesta entre 500 y 700 millones de dólares. En total, la NASA prevé gastar 2,6 mil millones de dólares para contratar los servicios del transporte y así mantener operativo el segmento estadounidense en la ISS en el período de 2009-2013. La construcción de una nave espacial en Rusia suele prolongarse por tres años, así que el Congreso de Estados Unidos deberá autorizar, en este verano, la adquisición de aparatos que viajarán a la ISS después de 2011. Si no lo hace, Estados Unidos se quedará sin vehículos espaciales.
En opinión de expertos, Rusia debería analizar la situación con detenimiento y en lo posible aprovecharla en beneficio propio. Políticamente, es una baza que Moscú podría usar a la hora de negociar diversos problemas internacionales con Washington. Y en el plano económico, habría que invertir este dinero en desarrollo de nuevos equipos espaciales a fin de que Rusia no se vea a futuro en la misma situación que Estados Unidos, es decir, sin acceso autónomo a misiones tripuladas en el espacio”.

Cierto o no, estamos frente a una paradoja de la vida y debería hacernos pensar, seriamente, sin prejuicios y sin clichés, sobre los inéditos fenómenos que se desatarán con la inevitable profundización de la crisis financiera mundial. Por empezar, la generalizada convicción sobre la invulnerabilidad del Gendarme Mundial se está trastocando y su debilidad aparece por doquier, como aparecen sus delirios fantasiosos: sostener la independencia de Kosovo, ganar las guerras en Irak y Afganistán, recrear su Cuarta Flota, sustentar el escudo antimisiles en Polonia, asentarse en toda Latinoamérica. No se trata de subestimar la desesperación de la burguesía imperialista, pero los ejércitos y las armas requieren producción y riquezas, no papeles mojados…
                            
Los “planes” que inventa la burguesía financiera imperialista se parecen al “cuco” que inventamos para asustar a los chicos. Nos vienen a la memoria algunas palabras de Mao cuando decía que el imperialismo norteamericano era “un tigre de papel”.

¿Irá el pueblo norteamericano en masa a la guerra, cuando su empobrecimiento aumenta día a día? ¿Su economía maltrecha y con una recesión que inevitablemente se generalizará, podrá soportar una guerra que todos, salvo Israel, quieren evitar? Si la desatan ¿Cuáles serán las consecuencias para la humanidad…? Porque hay que pensar en la inevitabilidad del uso de armas nucleares. El panorama no es para nada alentador, y por esta sola razón TODO EL PROLETARIADO DEBERÍA OPONERSE A LA GUERRA.

Nada está escrito, no hay ningún destino que el proletariado no pueda torcer. El futuro está en sus manos.

Cierto es que la burguesía imperialista es la más sanguinaria de la historia de la humanidad y que no va ceder su lugar en la historia sin tratar de hacer un ejemplar baño de sangre, pero tampoco es un destino anunciado y determinado: las contradicciones en desarrollo nos van indicando que todos los intentos por desatar una guerra van siendo desbaratados, y en la medida en que se desbaratan, la debilidad de la burguesía del “Gendarme Mundial” se incrementa. Sin embargo, el desarrollo de esta tendencia también implica peligro, pues el imperialismo va camino a ser acorralado…

Todo cambia y las imágenes de la realidad son otras. Por ejemplo, Patricia Norris y su familia, en Nueva Jersey, hacen malabarismos para cubrir los gastos de alimentación y combustibles, como le sucede a gran parte de los norteamericanos medios. Su esposo es fletero y, como es propietario, la nafta se come sus ganancias. Otrora símbolos del sueño norteamericano o, mejor dicho, el que ellos llaman “americano” aunque nunca lo soñaron para los que viven al sur del Río Bravo, hoy, los Norris, deben privarse de comer regularmente carnes rojas y blancas, al igual que nosotros y los mexicanos. “Compramos carne sólo en ocasiones especiales. Así en semana santa comimos cerdo”, señala Patricia, olvidando que comer carne en esos días es tabú para los cristianos... Experiencias similares describían clientes de Wall-Mart en Romeoville, un barrio de clase media baja, en los alrededores de Chicago. A lo largo y ancho de Estados Unidos, la gente acude a los comercios con listas de mercaderías indispensables y sin “lujos”. Algunas mujeres confiesan que hasta tienen ganas de llorar…
El deterioro psico-social es un aspecto que toman en cuenta los candidatos demócratas y el republicano para su campaña. Hacer la lista de compras es cada día más traumático porque generan tarjetas de crédito en mora. En el país del dinero de plástico, las grandes cadenas minoristas ven el lento y paulatino incremento de las compras en efectivo. El plástico es una forma leonina de financiamiento, ahora víctima del “enfriamiento” de la economía. Sin embargo, Wall Street no acusa recibo de lo que está pasando con el consumidor medio cuyo aporte al PBI es del 67%...

También en lo internacional hay cambios: ya no son siete las “hermanas” dueñas del petróleo como durante las crisis de 73/75 y 79/81. Hoy son cuatro y todas estatales: Gazprom y Rosñeft, rusas, y Sinopec y PetroChina, chinas. También cambian los liderazgos, por ejemplo, el mayor exportador de hidrocarburos ya no es Arabia Saudita, como dice el mito, sino Rusia. Los sauditas encabezan la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) donde no están ni los rusos ni los chinos. El monopolio ruso es hoy el primer extractor mundial de hidrocarburos y factura 84.000 millones de dólares anuales. Rosñeft no es otra que la ex Yukos, confiscada por Putin al magnate Mijail Jodorkovsky, aún preso en Siberia. Petrochina, la mayor compañía de China, es estatal con participación de accionistas privados como Warren Buffet, el segundo más rico de Estados Unidos. En el desarrollo de estos cambios comienza a percibirse que el perfil mundial de la OPEP entra en la declinación y su peso disminuye.

No sólo en Rusia y China las empresas petroleras están en manos estatales: en Bolivia, el gobierno decretó la nacionalización de los hidrocarburos, aunque no se sabe con claridad qué significado tiene esa nacionalización. Lo mismo pasa con el petróleo venezolano, donde el gobierno decidió nacionalizar, también, la empresa siderúrgica Sidor. 

Se prevé que las utilidades de las empresas privadas que ya han comenzado a declinar, pese al aumento de los precios del petróleo, decaerán mucho más. La demanda también tiende a estancarse y pronto la veremos retroceder, signo de que la producción está empezando a paralizarse.

Las condiciones económicas de China y Rusia, que aparecen con un envidiable porcentaje de crecimiento sostenido, por ahora, hacen que la burguesía imperialista norteamericana redoble sus esfuerzos para sabotearlas alentando disidencias. Un ejemplo de estos esfuerzo es el reflote de los problemas en el Tibet. Hay que hacer memoria para recordar que fue un conflicto fogoneado por la CIA que hoy reaviva Estados Unidos para boicotear los Juegos Olímpicos en China. La burguesía, como toda clase dominante en decadencia, reflota lo peor de la historia y lo quiere presentar como algo IDEAL, aferrándose a las creencias más repudiables de la humanidad. Esa burguesía, que nació negando a la religión, hoy se apega a ella con fanatismo. Esa burguesía que entronó al dinero como SU ÚNICO DIOS, se transforma en creyente de lo negado.

Para sabotear a Rusia, alienta el nacionalismo Georgiano, como así todos los nacionalismos con el fin de enzarzar a su mortal enemigo en guerras de desgaste.

En otro orden de cosas, el Estado de la burguesía de Israel, comandado por Bush y Condoleezza Rice, busca afanosamente provocar la chispa que incendie la pradera. Para ello, usa a sus asesinos del Mossad. Aún creen que se pueden detener a los pueblos matando a sus líderes... Ahora, asesinaron al jefe de Hezbollah, pusieron al Líbano en las puertas de una guerra civil y continúan provocando a Irán.

Mientras tanto, después de varios años, los rusos hicieron un desfile militar con armas tácticas y estratégicas para el 9 de mayo, “Día de la Victoria sobre el fascismo”, en que se realizó el traspaso de gobierno de Vladimir Putin al presidente electo Dmitri Mevedev. Seguramente fue una demostración de fuerza para todo el mundo…

Como decimos anteriormente, todo está en permanente cambio. Para los capitalistas, ese cambio lleva la tendencia al fin de su historia. Para el proletariado, se abre el camino hacia el futuro. Por eso terminaremos parafraseando a Ernesto “Che” Guevara: “el presente es lucha, el futuro es nuestro”.El Combatiente Nº30

Mario Roberto Salvatierra.

El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
 
El Combatiente Nº30

El Combatiente Nº30

(*) Nota de la R: Shuttle: transbordadores espaciales de la NASA.

Arriba

PRT - ARGENTINA

PRT - ARGENTINA

 
El Combatiente Nº30
Agrandar

ROJOSANGRE VERDESOJA


El Combatiente Nº30Marzo está lejos de ser solamente el mes en que el otoño viste de amarillo las veredas y llena de nostalgia a los poetas.

En marzo comienzan las clases, se visten de blancoguardapolvo los caminos de tierra de esos pueblos perdidos que de tan recónditos nadie recuerda, pero que son tan nuestros como los asfaltos de las grandes urbes.
                   
Y marzo trae implícita la renovada fuerza de los maestros que esperan todo el verano con salarios miserables integrados por hipócritas cifras en negroestatal que no servirán para ser computadas ni para los aguinaldos ni para las jubilaciones.

Agazapados bajo el sol del estío, los docentes esperan a ser sacados del olvido de la temporada de veranovacaciones y arremeten con medidas de fuerza legítimas para postergaciones históricas.

Así fue en Neuquén, hace apenas un año. Y después de tres semanas de piquetes docentes cortando rutas, llegó abril trayendo una muerte amortajada por la represión tan estatal como las hipócritas cifras en negro ni siquiera ocultas en los recibos de sueldo.

Moría Carlos Fuentealba y se enlutaba el blancoguardapolvo para teñirse de negrobronca, negrodolor, negroimpotencia, negrofuria.

Fue por entonces cuando todos creímos interpretar el mensaje tantas veces repetido con rojomuerte: las calles, los puentes, las rutas, no pueden ser cortadas o la respuesta estatal no se hará esperar y será la represión sangrienta de los nuestros, los que trabajamos cada día vendiendo nuestra fuerza de trabajo. Y no importa quién gobierne, porque la respuesta siempre es la misma.

Rojomuerte fueron las calles de Ushuaia por el ’95, años de Menem, y moría Victor Choque.

Rojomuerte la bala que asesinó a Teresa Rodríguez en Cutral-Có que tuvo también a Menem y a Sobisch como telón de fondo.

Rojomuerte el Puente Chaco-Corrientes y las balas que ultimaban a Francisco Escobar y Mauro Ojeda, pero esa vez el escenario tenía como personaje principal a Fernando De la Rúa, quien de rojomuerte carga sobre sus espaldas, exactamente, cuarenta muertes por represión, entre las que se cuentan la de Aníbal Verón en Salta y las treinta y tres de diciembre de 2001.

De rojomuerte se tiñó Duhalde quien, en otro puente, el Pueyrredón, se apropiaba, para nuestra colectiva memoria, de la vida de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.

Y así pasaron y siguen pasando los presidentes, los responsables, los ejecutores, los gobernadores, los que apuntan y tiran cuando las calles se transforman en espejos de protesta. Es que ninguno aguanta que se hagan visibles las pústulas del sistema que defienden y representan y que esconden lo más prolijamente que pueden debajo de la alfombra. No perdonan que se noten tanto sus miserias reflejadas en las gargantas de los gritos populares cuando estalla la paciencia.

Sin embargo, hay quienes pueden cortar rutas sin que el rojomuerte los aceche como un estigma, una amenaza, un presagio.

Son patrones. Ellos hacen “paros” que impiden que toneladas de alimentos lleguen a los que venden su fuerza de trabajo por salarios miserables con ajustes “anuales” aún más miserables.

Y es entonces cuando miramos atónitos por la tele sus relucientes camionetas cuatro por cuatro y su inconfesable hipocresía rezando que son “pequeños” productores. Los medios masivos de comunicación, siempre a su disposición, siguen palmo a palmo, minuto a minuto, segundo a segundo, cada estupidez que vociferan, como si fuera obligatorio socializar sus cuitas de aparentes víctimas. Como si fuera imprescindible nuestra comprensión para justificar el desabastecimiento al que nos someten y del que sólo ellos y sus gobiernos son responsables. Como si fuera necesario contarnos como cómplices para mantener sus malditas tasas de ganancias. Y es entonces cuando todo se trastoca y se intenta engatusarnos vilmente con el “reclamo del campo” tratando de igualarlo con los reclamos del rojomuerte. Ellos no van a pie a las rutas para hacer sus piquetes. Ellos van en sus tractores, sus coches último modelo, sus camionetas llenas de faroles insolentes, sus propiedades móviles porque, si algo es seguro, es que son propietarios no sólo de lo que muestra la tele, sino de la tierra que produce sus ganancias. Y arrastran y obligan a sus propios explotados y mal pagos peones, para que le den un aspecto popular a su nefasto mal llamado “paro”, cuando en realidad, simple y llanamente, se trata de un lock out patronal…

Y pasan los días y nos preguntamos cuándo llegarán los portadores de lanza gases, palos, balas de goma, para repetirles la lección de que las calles, las rutas y los puentes no se pueden cortar.

Y esperamos en vano, mirando por la tele, mal tragando reportajes a siniestros personajes, cómplices y artífices de dictaduras tan sangrientas que regaron de rojomuerte el país entero y aún cargan sobre sus espaldas las vidas de treinta mil de los nuestros. Y los siniestros vociferan en tonos calmos y educados, con palabras envolventes o agitadoras, dependiendo del contexto de las cámaras o de los reporteros cómplices, aparentes “neutrales” periodistas y “analistas” políticos.

Y por primera vez los verdaderos campesinos pobres quedan en evidencia en tanto tiempo: ellos siguen vendiendo sus productos, no hacen paro, porque tienen claro que los que ahora protestan son los mismos que los matan por los campos y les quitan sus legítimas tierras. Es el gran momento en que los masivos medios se acuerdan de los olvidados de la tierra y descubren al MOCASE de Santiago del Estero, al MOCAFOR de Formosa y a todos esos movimientos campesinos de Jujuy, Córdoba, Misiones, invisibilizados por los grandes propietarios que fueron, son y serán los mismos que los invisten de rojomuerte cuando ven peligrar sus malditos intereses.

Es entonces cuando no encontramos demasiadas explicaciones para los sucesores del Grito de Alcorta y la brutal amnesia que los hace olvidar del rojomuerte de sus originales padres, los dirigentes agrarios anarquistas Francisco Mena y Eduardo Barros, como también del rojomuerte fusilamiento de Francisco Netri, propulsores de la Federación Agraria Argentina, surgida tras formidables luchas reivindicativas de campesinos explotados, en agosto de 1912. La amnesia trasciende hasta olvidarlo todo, inclusive la consigna principal que los llevó a existir, hoy, como “dirigentes”: la tierra para el que la trabaja… algo que no aplican a su peonada sometida, tomando su presencia de prestado para que los acompañe mientras toman mate a la vera de las rutas con bombillas de oro y plata.

En una inverosímil licuadora, sólo explicable por coincidentes intereses de clase, se mezclan las reaccionarias Sociedad Rural Argentina y Confederación Rural Argentina, con los “cooperativistas” de CONINAGRO y la Federación Agraria Argentina, los sucesores del Grito de Alcorta...

Después, en un aparente manto de piedad hacia los consumidores internos, levantan el paro. Una nueva mentira se cuece a fuego rápido: tienen que volver urgentemente a sus tierras, la soja madura espera con poco tiempo para ser cosechada y si no se hace en el momento justo, no podrán exportarla y recibir sus ganancias en dólares, esos mismos dólares que se deprecian en todo el mundo como consecuencia de la crisis del imperialismo, pero que aquí siguen sobrevaluados para beneficiarlos SÓLO a ellos, los patrones que hacen los reclamos del “campo”.

El respiro dura poco. Allí están nuevamente inundando las pantallas de la tele y las rutas con sus falaces argumentos. Mientras tanto, todos los precios de la canasta familiar han subido y vemos cómo se diluyen, antes de cobrarlos, los magros, miserables e indignantes aumentos salariales que nos han conseguido nuestros “representantes” sindicales, la mayoría de los cuales también poseen grandes porciones de tierra, estancias y negocios vinculados con el “campo”.

Todos hemos aprendido algo en los días de este otoño: que a ellos, los propietarios de la tierra, la gendarmería los mirará y tratará con respeto pusilánime, se pondrá a prudente distancia reverente, les hará “sugerencias” tibias que no molesten demasiado a sus sensibles corazones y jamás los apuntará con sus lanza gases, sus balas de goma y sus palos.

Hemos aprendido que la leche no es la que muchos niños esperan con la taza vacía e impaciente, sino que es la que corre cual río por las rutas del país en un promiscuo despilfarro vomitivo…

Hemos aprendido que la fruta no es la que ponemos en nuestra mesa cuando nos alcanza el salario para fruta, sino la que se pudre por toneladas en los camiones a lo largo de kilómetros y kilómetros de atasco revulsivo y patronal.

Hemos aprendido que el asadito de los domingos sólo pertenece a un mito argentino, porque muy pocos están para esos “lujos” y no somos nosotros precisamente sus destinatarios, sino los que recibirán en el exterior las exportaciones “argentinas”.

Hemos aprendido que el “campo” no es verdesoja para todos, sino que para los pobres de la tierra sigue siendo rojosangre.

Hemos aprendido que las rutas se tiñen de rojosangre cuando las ocupamos nosotros.

Hemos aprendido que los colores no dependen del cristal con que se mira, sino de acuerdo con la clase a la que se pertenece.

Sólo nos falta convencernos de que es posible dar vuelta el destino de los colores…El Combatiente Nº30

Amanda Cánepa.

 
El Combatiente Nº30

El Combatiente Nº30
 
El Combatiente Nº30
Agrandar

Arriba

PRT - ARGENTINA

PRT - ARGENTINA

 
El Combatiente Nº30
Agrandar

1917: CUANDO EL ROJO FUEGO DE LA CONCIENCIA TOMÓ EL CONTROL

“Todo lo que vive y es vital está siendo liberado de sus odiosas cadenas”.

Preámbulo de la Declaración de Derechos de los Pueblos de Rusia, 1917.


“Nuestra vida y nuestra dicha, camaradas, está en nuestras manos, y quieren arrebatárnosla….Ahora sabemos mejor lo que significa nuestra fábrica. Nuestra fábrica es armamento, es lucha, es hombres nuevos que no flaquen ni perdonrán jamás”

Antón Makárenko- “Banderas sobre las torres”


“El maestro del futuro no será un instructor, sino un ingeniero, un marino, un actor, un periodista, un científico, un militante político”

Lev Vigotski- “ Psicología pedagógica”


“Apenas toque con los dedos vuestra cabeza

os crecerán labios
para enormes besos
y una lengua
afín a todos los pueblos”

Maiakovski

El Combatiente Nº30La Revolución avanza cambiando todo a su paso, destruyendo todo vestigio de la vieja sociedad, desterrando los dioses venerados por el capital, fundando la vida desde los cimientos materiales de la conciencia.
              
Volodia observa el proceso que se desarrolla. El Partido Bolchevique es el estado mayor de la revolución. De la chispa nacerá la llama. Las masas proletarias parecen conocer de memoria cada paso: organizan mitines, realizan actos de sabotaje, ocupan las fábricas, levantan barricadas, se enfrentan en las calles con las Centurias Negras, reclutan voluntarios para las formaciones especiales del partido, expropian armas que entregan al Comité Militar Revolucionario.

La vorágine arrastra, en su movimiento, a amplios sectores de los oprimidos. ¿De dónde surge este conocimiento? se preguntan muchos dirigentes burgueses. Algunos idealistas inclusive atribuyen estos hechos al “espontaneísmo de las masas”. Volodia es claro: “nuestras sensaciones, nuestra conciencia, son sólo la imagen del mundo exterior… la conciencia es el producto supremo de la materia organizada de un modo especial” (1).

La Revolución es un acto pedagógico donde las masas experimentan continuamente: aún cuando parecen sumidas en la quietud realizan ejercicios imperceptibles que, tarde o temprano, se traducen en hechos de fuerza.

Entonces, “aquellas funciones que todavía no han madurado, pero que se hallan en proceso de maduración, funciones que en un mañana próximo alcanzarán su madurez y que ahora se encuentran en estado embrionario”  (2) se representan frente a la mirada atónita del enemigo.

La Revolución estalla.

La lucha de clases se refleja indefectiblemente en la práctica colectiva, cada movimiento ascendente de las masas desecha en las calles años de teorías erróneas. Remueve una a una las estructuras del pensamiento anticuado y reaccionario. En Rusia se desarrolla un profundo debate entre la intelectualidad. Comienzan a funcionar laboratorios experimentales de psicología en Petersburgo, Moscú. Kazán y Járkov. Se organizan grandes congresos psicológicos (1909, 1910, 1913 y 1916). Existe una búsqueda desesperada del conocimiento como un arma de futuro…

Lev Semiónovich Vigotski estudió derecho y medicina en la Universidad de Moscú. Bajo la autocracia sólo podían ingresar al claustro un 3% de estudiantes judíos, quienes en el futuro se veían imposibilitados de ejercer cargos estatales, judiciales, hospitalarios y docentes.  A su vez, el régimen los confinaba en ghettos. Lev vivió con su familia en  “El Rayón”. Cada tanto, estos barrios sufrían “un ataque en masa” de los cosacos. En ruso, estas masacres se denominaban “progroms”. El padre de Vigotski participó de la autodefensa de la ciudad en el progrom de 1903, cuando las fuerzas zaristas fueron derrotadas por los habitantes.

La insurrección de 1905 sacudió los cimientos de la sociedad. Como respuesta, los cosacos destruyeron el Rayón y la intelectualidad revolucionaria creó nuevos reductos como la Facultad de Historia y Filología de la Universidad Popular A. L. Shaniavski, institución sin reconocimiento oficial que estaba a cargo de profesores expulsados de la Universidad Imperial por sus actividades subversivas. Entre ellos se destacaban personalidades tan eminentes como K. Timiriázev, descubridor de la fotosíntesis y V. Vernadski, creador de la teoría de la biosfera. Aquí fue donde Lev estudió Humanidades y se formó políticamente junto con los dirigentes del levantamiento frustrado.

Durante la Revolución, Vigotski tenía 20 años y decidió mudarse a Gómel, donde ejerció como maestro y organizó el “ciclo lunes literario”, difundiendo la literatura entre los obreros. Sus aportes a la pedagogía fueron consecuencia de su propia vida: “en la ciudad del futuro seguramente no habrá un solo edificio en el que resalte el letrero “escuela”, porque la escuela… estará por entero en el trabajo y en la vida, y estará en la fábrica y en la plaza y en el museo… la escuela del futuro tendrá estas ventanas abiertas de par en par y el maestro no sólo mirará, sino que también participará activamente en los deberes de la vida” (3).

Lev fue consecuentemente revolucionario, fue diputado del soviet de Moscú y en 1924 fue nombrado director del Departamento de Protección social y Legal de niños discapacitados.

En Petrogrado, otro joven de 19 años, estudiante de ingeniería civil, se suma a los Guardias Rojas. Sergéi Mijáilovich Eisenstein había nacido en Riga. Participó activamente de la insurrección y, luego de su triunfo, creó el Teatro Obrero, grupo con el cual montará obras para el Ejército Rojo durante la Guerra Civil. Tenía 25 años cuando encontró su verdadera orientación artística, tras el fracaso de su obra teatral “Máscaras de gas”, afirmó “el carro se rompió en pedazos y el conductor cayó de cabeza en el cine”. Sergéi consideraba el cine como una herramienta de las masas. Una escalera de Odesa, un carrito que cae en medio del fuego cruzado de la Guardia Imperial. El proletariado será el protagonista y el hacedor de su obra: en ninguna película suya trabajaron actores profesionales. Como él decía: “el cine ya no será un espectáculo, ni un drama, ni un viejo documental, ni un reportaje concebido al estilo de las tramas policíacas; será una reflexión surgida de la experiencia concreta, el avance orientado hacia un pensamiento, el análisis de una realidad”.    
    
La esperanza de la próxima revolución se manifiesta en cada acto de las masas. Entre bambalinas, la actividad represiva de los censores zaristas fue recrudeciendo junto con la ascendente lucha del proletariado.

1900, la policía reprime ferozmente a manifestantes en la plaza Kazánskaia. En el “Teatro del arte” se representa la obra “Dr. Stockman”, interpretada por Konstantin Stanislavski. Los guiones fueron meticulosamente recortados por los agentes de la autocrac

a que observa desde primera fila. En el último acto, Konstantin, en la piel del protagonista, dirigiéndose al público, sentencia: “jamás uno debe ponerse traje nuevo cuando va a combatir por la libertad y la verdad”. El auditorio aplaude furiosamente, algunos se levantan y, de pie, reivindican a los obreros asesinados aquel día, otros realizan denuncias airadas contra el régimen. Los censores abandonan la sala protegidos por la policía entre golpes e insultos. Stanislavski tenía por aquel entonces 37 años. En sus memorias acumulaba los maravillosos encuentros con Tólstoi y Chéjov, las insoportables bromas de aquella junta de amigos y la vida juvenil de la burguesía de Moscú llena de salones de baile y prostíbulos. Aquella libertina vida de la intelectualidad no le impidió tomar partido por el proceso en curso. En su teatro se representaron las primeras obras revolucionarias de Máximo Gorki. Luego del triunfo de la Revolución formó actores en el “Estudio de la Ópera y Arte Dramático”.

Aléxei Maximovich Pechkov, era amigo entrañable de Lenin. Desde su infancia en Nizhny Novgorod conoció las penurias a las que eran sometidos los campesinos. El niño Aléxei, con sus nueve años, miraba la tierra y el arado como el cotidiano yugo de la injusticia sobre su cuerpo. Luego vinieron los días del trabajo golondrina por las desoladas estepas de la miseria.

A tu edad tu padre era trabajador a bordo de un barco enfrente de nuestra villa; a tu edad, Ignat me parecía tan claro como el cristal... No había más que mirarle y se adivinaba enseguida la clase de hombre que era. En cambio, a ti no hago sino mirarte, y no te comprendo. ¿Quién eres? ¿Quién? Tú mismo, joven, no lo sabes... y es lo que te perderá. Todos los hombres de hoy están perdidos, porque no se conocen ellos mismos. La vida es una selva llena de árboles arrancados por la tempestad, y es menester, a través de tantos obstáculos, encontrar el camino...”.

Asqueado de la opresora sensación de estar condenado a un futuro de esclavitud decidió quitarse la vida. Fue entonces, al herirse en aquel intento de suicidio, cuando desde el fondo de su amargura nació para la humanidad Máximo Gorki. Desde aquel día comenzó a conjurar los demonios de la explotación en sus escritos retratando en sus novelas la existencia de los olvidados de la tierra. En ese camino se unió, en 1899, a los círculos marxistas y, en 1907, realizó una gira recaudando fondos para POSDR. Apoyó activamente la revolución de octubre. Sus palabras aún viven desde el cálido papel: “Somos enemigos del individualismo burgués. Nos esforzamos por crear al hombre colectivista”.      
 
El padre de Makárenko era obrero. Antón Semiónovich creció en los talleres del ferrocarril. Desde niño sintió orgullo de su condición de proletario. Entrar en la escuela de Kremenchug fue un desafío, “las escuelas urbanas no están hechas para nosotros, así que demuéstrales lo que vales” le recomendó su padre.

1905, días de arduo trabajo revolucionario, el joven maestro Makárenko se reunía por las tardes dirigiendo un círculo de estudio bolchevique. En Kriukov, aquel grupo era responsable de la distribución del periódico legal Novaia Zhinz (Nueva Vida). El diario era repartido en el importante suburbio industrial situado a orillas del río Dniéper. Luego vino la mudanza a Dolinskaia. Esta vez, las reuniones se hacían en un bosque cerca de la estación. En ellas participaban obreros e intelectuales que discutían tareas de propaganda. En 1917 se graduó en el Instituto Pedagógico que preparaba maestros para la escuela de segunda enseñanza.

La vida de Makárenko continuó en la escuela ferroviaria de Kriukov donde fue nombrado director y Poltava, donde se desempeñó como director de la escuela primaria. En 1919, la guerra civil, impulsada por la burguesía imperial, destruyó gran parte de la economía y la infraestructura: la escuela de Poltava funcionaba en el edificio de la Sección provincial de Economía Nacional. Por la mañana, se realizaba la atención al público en esa oficina gubernamental y, por la tarde, se dictaban clases.             
 
1920, una de las preocupaciones centrales del estado soviético es la de brindarle educación y contención a los desamparados de la guerra civil en particular y al pueblo en general. Con ese objetivo el Comisariado del Pueblo para la Instrucción Público le solicita a Antón Semiónovich que organice una colonia para niños y adolescentes en estado de abandono. Así nace la Colonia Máximo Gorki. Las enseñanzas de aquella experiencia están reflejadas en el Poema Pedagógico, novela en la que se explicita el nuevo sistema educativo soviético: es el colectivo el que educa, es el colectivo el formador del hombre nuevo, es la disciplina impuesta por el colectivo y su cumplimiento es un acto de conciencia. Allí se intercalaba el trabajo manual con el intelectual, la erudición con el arte. La Colonia estaba en relación permanente y recíproca con la comunidad: “Vosotros juzgáis a este muchacho por haber robado dinero. Todos aquí dicen que es culpable, que hay que castigarle severamente y algunos reclaman su expulsión. Él, naturalmente, es culpable, pero todavía son más culpables todos los colonos.
Los colonos que estaban en la sala se callaron y alargaron el cuello para contemplar mejor a una persona que afirmaba que ellos tenían la culpa del robo cometido por Uzhikov.
- Ha vivido más de un año con vosotros y, a pesar de todo, roba. Esto significa que le habéis educado mal, que no le habéis tratado según es debido, como camaradas, que no le habéis explicado de qué manera hay que vivir. Aquí se ha dicho que trabaja mal, que también antes robaba a los camaradas. Todo esto demuestra que no habéis prestado a Arkadi la debida atención”.

Cuenta Makárenko, en Poema Pedagógico, acerca de la creación de la Comuna Dzerzhinski, que en 1931 “los constructores de la comuna nos encargaron a la colonia Gorki y a mí que preparásemos la nueva institución para su apertura. Yo confié este asunto a Kirguísov. La brigada dirigida por él se entregó de lleno a las nuevas preocupaciones.
La comuna Dzerzhinski estaba calculada para dar albergue solamente a cien niños, pero era un monumento a Félix Dzerzhinski, y los chequistas ucranianos ponían en esta obra, además de sus medios personales, todo su tiempo libre, todas las energías de su alma y de su inteligencia.”.

Nadiezhda Krupskaia fue mucho más que la compañera de Lenin: era maestra y militante revolucionaria. Desde joven entró en contacto con grupos revolucionarios distribuyendo propaganda ilegal y organizando escuelas nocturnas de alfabetización para obreros. Fue la primera secretaria de Iskra. En 1908 fue procesada por el zarismo, en ausencia, por cargos de subversión. Durante el proceso revolucionario trabajó intensamente en el campo de la enseñanza realizando una excelente intervención en el barrio rojo de Vyborg. Es imposible concebir el trabajo de Makárenko, Vigotski y todos los pedagogos sin el aporte de Nadiezhda. La actitud ejemplar de Krupskaia se resume en la anécdota que cuenta que, al comienzo de la Revolución, vivían con Lenin como una modesta familia obrera del Kremlin, a veces no tenían nada para comer y no gozaban de ninguna ventaja material. Rechazaban los homenajes y las exaltaciones por modestia y porque estaban convencidos de que estas prácticas son productos de una deformación política. “No permitáis que nuestro luto por Illich adopte formas de reverencias externas… no construyáis monumentos, no deis nombre a los palacios, no celebréis ceremonia alguna en su memoria. ¡El daba tan poca importancia a todo ello, le pesaba tanto! Recordad la pobreza que aún subsiste en el país. Si queréis honrar la memoria de Vladimir Illich, construid guarderías, jardines de infancia, viviendas, escuelas, bibliotecas, centros médicos, hospitales, asilos para mutilados, pero sobre todo, pongamos en práctica sus principios”.

Las masas avanzan por las calles de Petrogrado, en el ambiente flotan los himnos de guerra del proletariado, canciones gitanas, armonías rebeldes del acto de la insurrección de Boris Godunov. En las trincheras, humeantes, flamean las banderas rojas. Eisenstein despeinado; Maiakovski, el bolchevique incomprendido por el pueblo; Kandinski pintando la sinfonía de movimientos…
 

La Revolución entraba en escena.El Combatiente Nº30

Pablo Agusto Abaddón..

El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30
El Combatiente Nº30



El Combatiente Nº30

 

 


 

Bibliografía
  (1) Lenin, V.I. – Materialismo y empiriocriticismo.
  (2) Vigotski. L.S.- Los procesos psicológicos superiores.
  (3) Vigotski, L.S. - Psicología Pedagógica.

Arriba

PRT - ARGENTINA

PRT - ARGENTINA