Partido Revolucionario de los Trabajadores
Por la Revolución Obrera, Latinoamericana y Socialista "El deber de todo revolucionario es hacer la revolución" (Ernesto Guevara)

Imprime esta página - Tamaño de texto + / - Editorial - Septiembre - Octubre 2014

EDITORIAL Nº 62

Mientras seguimos bailando el vals de los “fondos buitres” y la inútil ONU (Organización de las Naciones Unidas) los “condena” a pedido del gobierno, lo cierto es que la deuda argentina con los organismos de crédito internacionales se paga rigurosamente.

Las reservas se siguen achicando y en este mes se han reducido en 184 millones de dólares y sólo quedaron 28.221 millones de dólares (el mismo nivel alcanzado en 2006 y finales de 1990), como consecuencia de los “honrosos” pagos a los organismos internacionales (100 millones), los del bono Bonar por 86 millones y cerca de unos 2 millones por importación de energía. Sin embargo, no todo lo que se paga es contante y sonante: en realidad, se contraen nuevas deudas para pagar las anteriores y la deuda externa, hasta donde sabemos, es de unos 214 mil millones de dólares, según datos del propio Ministerio de Economía, es decir, más pagamos, más debemos. Eso no tiene otra explicación que la de pagar los intereses de los intereses a la vez que la de tomar más deuda para pagar las deudas. Aunque suene a trabalenguas, es así.

Por otra parte, nadie o pocos informan que la mayor parte de la deuda está puertas adentro: deudas del estado con el propio estado. El hecho de haber tomado al ANSES como si fuera un banco, hace que el estado le pida “prestado” dinero al organismo permanentemente, dinero que NO DEVUELVE. El 64% del Fondo de Garantía de sustentabilidad del ANSES está “prestado” al estado… Es decir, mientras se sostuvo que no se les podía dar el 82% móvil a los jubilados porque no había fondos, se están usando MÁS DE LA MITAD de esos fondos DE LOS TRABAJADORES y los JUBILADOS en sostener los gastos del estado burgués. Así las cosas, de lo que debe el estado, un 60% corresponde a deuda interna, deuda pública que contrae no sólo con el ANSES, sino con el Banco Nación y el Banco Central.

Es una verdadera hipocresía que se bata tanto el parche con los “fondos buitres”, mientras se están saqueando organismos públicos que sostenemos todos. Conociendo estas cifras es que se explica claramente por qué no se quita el ROBO a nuestros sueldos que se hace con el Impuesto a las Ganancias… Ya no sólo pagamos la deuda con la inflación, el Impuesto al Valor Agregado (21%) y otras exacciones del estado, sino con nuestros propios aportes salariales y con un impuesto que no corresponde que sea pagado por los trabajadores, que no percibimos “ganancias” porque los SALARIOS no son ganancia, sino el pago por la venta de nuestra fuerza de trabajo. En realidad, los trabajadores somos saqueados de todas las maneras posibles: con la plusvalía, con los impuestos y con las retenciones que nos hacen en concepto de leyes sociales sobre nuestros sueldos.

Bueno es recordar que la deuda externa es la nacionalización de deudas de empresas privadas nacionales e internacionales, entre las que están: Sevel, que a fines de 1983 adeudaba 124 millones de dólares; 649 millones de Acindar, del ex ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz; 211 millones de la Compañía Naviera, de la familia Pérez Companc; 62 millones de Loma Negra, de los Fortabat. Entre las  multinacionales están Techint, IBM, Ford, Fiat y, como era de esperar, no faltan los bancos: Banco Río, Francés, Citibank, Galicia, de Italia, de Londres, Español, Tornquist, Shaw, General de Negocios, Bank of America, Roberts, Supervielle, entre otros.

Si bien la deuda externa fue investigada por el Juez Ballesteros, la causa no llegó a nada. Entre los acusados e investigados que nada casualmente se “salvaron” están: Socma, del Grupo Macri; Cargill, Selva Oil, Sideco Americana, Suchard Argentina, Celulosa Jujuy, Ford Motors Argentina, Sudamtex, Textil Sudamericana, Renault, Cementos NOA S.A. y otras.

¿De qué nuevos buitres pretenden hablarnos si ya a los buitres los teníamos adentro hace décadas y de la mano del poder burgués? ¿De qué pretenden convencernos, como si fuera una causa “nacional y patriótica”, para que tomemos partido en favor de un estado gobernado por un grupo empresarial que se sostiene robándonos sin asco ni piedad ninguna? Es lamentable cuántos creen que embanderándose con la “causa” apoyan a un gobierno supuestamente popular, cuando en realidad están sosteniendo a una clase PODEROSA en el poder, que MIENTE descaradamente y USA a los incautos para seguir enriqueciéndose. ¡Ellos sí que obtienen ganancias! Ellos deberían pagar hasta el último centavo de deuda e ir presos por ESTAFADORES. Porque eso son, estafadores.

Pero, muchos sabemos que las democracias burguesas representan los intereses de la clase dominante y que no podemos esperar de ellos más de lo que hacen: ESTAFARNOS, SAQUEARNOS Y ROBARNOS. Olvidarlo por supuestos “progresismos” concedidos -engaña pichangas con que se conforman muchos, inclusive hasta los que alguna vez fueron revolucionarios- es mínimamente, para quien lo sabe, canalla y cómplice. Hay mucha gente que no lo sabe, pero también hay mucha otra que por migajas le ha vendido su alma al diablo burgués y se ha convertido, dándose vuelta como una media. No se puede creer que una Ley de Medios, una Ley de Matrimonio Igualitario y unos juicios ETERNOS a viejos genocidas que ya están mirando el fondo de su tumba (cuya mayoría o no tiene sentencia o goza de prisión domiciliaria) alcancen para justificar tamaña canallada ejecutada sobre los trabajadores y los pobres de este país y que, encima, se pretenda engañarnos con estupideces como que “nunca” hemos tenido un gobierno así… Todos los que hemos tenido nos han robado a mansalva, pero éstos mienten mejor, cooptan mejor, se acomodan mejor y nos “relatan” una realidad que NO EXISTE.

Pero las mentiras que no se pueden encubrir tiene un largo prontuario: nos dicen que la balanza comercial dio positiva, pero no nos dicen que ese resultado es porque se han reducido las importaciones. Si consideramos que luego de que Martínez de Hoz comenzara con el reviente de las industrias radicadas en el país, plan que continuó y perfeccionó OTRO PERONISTA: Carlos Menem, quien durante sus mandatos aniquiló la industria nacional, llegamos al país que hoy tenemos, donde todo depende de las importaciones. Ya casi no se fabrica en el país, sino que se importa en los rubros de insumos médicos, autopartes, textiles, medicinales, etc. Si para que la balanza comercial dé positiva se reducen las importaciones, los números son para el aplauso, pero nuestra vida se ve complicada en espacios demasiado sensibles para desestimarlos. Una cosa es que no se fabriquen autos por la caída de las importaciones y otra es que los hospitales públicos no tengan los mínimos insumos porque no entran al país. Eso es lo que pasa en la mayoría de los hospitales públicos, lo cual significa la muerte, ni más ni menos… Pacientes de HIV, cáncer y otras graves enfermedades lo saben bien y lo padecen a diario sin esperanza de que algo cambie la actual situación.

También la caída de las importaciones produce otro coletazo nada menor: la desocupación que se acrecienta como consecuencia de la caída de las ventas y la falta de insumos para la producción, tal como está sucediendo en el rubro automotriz que ha caído un 20,5% respecto del primer semestre de 2013 y que, al momento de escribir estas líneas cuenta con 15.000 obreros suspendidos, con reducción salarial y cientos de despedidos. La industria en general cayó un 6,1% en agosto comparada con el mismo mes de hace un año. Todo es caída: caen las reservas, cae la producción, caen las ventas y caen los puestos de trabajo. Como eslabón final de esa cadena de caídas los únicos que no tendremos salida seremos los trabajadores, porque los burgueses propietarios salvan sus ganancias de todas las maneras conocidas: con despidos, suspensiones o subsidios del gobierno para pagar salarios, tal como ha hecho ahora la Provincia de Buenos Aires con el Plan de Promoción, Preservación y Regularización del Empleo (Preba), elevando a $ 2.000 el subsidio por cada trabajador. Es decir, somos nosotros mismos los convidados de piedra de las patronales, porque esos subsidios son obtenidos de nuestras propias arcas públicas… Desvisten a un santo para vestir a otro.

Tan grave es la situación que nos toca vivir que el mentiroso INDEC ha admitido que el 33% de los trabajadores son “informales”, un eufemismo que encubre que son explotados sin obra social ni aportes jubilatorios ni vacaciones ni aguinaldos ni horas extras reconocidas ni servicios sociales de ninguna especie. Ese 33% equivale a unas 5.000.000 de personas. Si consideramos que NUNCA, durante este gobierno, el INDEC ha dado alguna cifra creíble, estamos en condiciones de sostener que ese número ha sido desinflado lo máximo posible y que seguramente es cercano a un 40% o más… También este organismo ha declarado que el sueldo promedio de los trabajadores es de 5.000 pesos, como si fuera un logro y no la cruenta realidad que padecemos, porque NADIE VIVE CON CINCO MIL PESOS.

Pero el circo de las mentiras da para mucho más: fue el propio Ministro de Economía, Axel Kicillof, quien presentó ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados una trilogía de cifras delirantes: un crecimiento de la actividad económica del 2,8%, un dólar promedio de 9,45 pesos y una inflación del 15,6% para todo el año que viene… Ya el dólar está casi a 8,50 pesos y este año todavía no terminó, es poco creíble que en un año más va a aumentar menos de un peso. En lo que va del año, la inflación de los precios mayoristas acumula una suba del 22 % y la de los minoristas un 18,2% ¿Por qué, en una economía en recesión, vamos a creer que el año que viene disminuirá; cuál es el argumento para basarse en semejante tendencia si la realidad marca exactamente lo contrario? Por tanto, podemos concluir en que algo pasa: o Kicillof delira o miente a sabiendas con absoluto desparpajo. Dadas todas las mentiras acumuladas, nos quedamos con la segunda opción y van… Parece que Kicillof tiene amnesia: no recuerda que sus previsiones siempre fracasan: ampliaron el plazo para el blanqueo de capitales (CEDINES) y fracasaron, inventaron el Procreauto y siguen fracasando… Es evidente que si para algo no está preparado es para prever.

Y mientras el gobierno prevé (¿Prevé…?) una caída abrupta de la inflación, lo único que cae abruptamente es el empleo: la tasa de desocupación subió al 7,5% en el segundo trimestre y la de subocupación al 9,4%... Datos que ha ofrecido el propio INDEC que, insistimos, siempre nos miente, por tanto también deberíamos sumarles un par de puntitos a las cifras publicadas… Pero supongamos que nos dice la verdad: 320 mil personas perdieron su trabajo o pasaron a trabajar menos de 35 horas semanales entre marzo y junio de este año... 19 millones de personas conformamos la población económicamente activa y al final del segundo trimestre habían 1.425.000 desocupados y 1.786.000 subocupados, es decir que 3.211.000 personas no consiguieron trabajo… Datos y más datos que sólo muestran la realidad en la que vivimos y las mentiras con que nos la quieren dibujar.

Y ante el cuestionamiento creciente de los trabajadores que resisten con paros, cortes y movilizaciones y la falta de respuestas políticas a la crisis, el gobierno apeló ininterrumpidamente a su espadachín carapintada, siempre dispuesto a reprimir con su odiada Gendarmería y a inventar causas contra los trabajadores. El papelón del impresentable gendarme que se zambulló sobre el capot de un auto, haciendo el ridículo hasta a nivel internacional -porque el video con su absurda payasada dio la vuelta al mundo- más la denuncia de que Berni había recontratado al espía de INTELIGENCIA, carapintada como su jefe, Roberto Ángel Galeano, antes dado de baja por la ex Ministra Nilda Garré, fue la gota que rebalsó un vaso que Berni venía llenando con esmero. El supuesto gobierno de los “derechos humanos” ya no pudo disimular su verdadera ideología, como si no hubiera alcanzado con la Ley Antiterrorista y el nombramiento del genocida procesado Milani para dejarlo claro. Fue demasiado, necesitaba un fusible y la cabeza visible era la de Berni. Pero no, su amistad de años con la familia presidencial le salvó el pellejo de funcionario. Al que no pudo salvar es a su camarada carapintada, aquél que peleara en Malvinas bajo las órdenes de Seineldín: efectivamente, rodó la cabeza de Galeano como prenda de “paz” social, especialmente para acallar y calmar las propias voces internas que de tanto sapo se atragantaron y el último se les quedó cruzado. Lo cierto es que Berni ha bajado los decibeles y se presume que fue a pedido de la propia presidente, pero a no confiarse: sigue firme en su puesto, jamás dejará de ser un milico carapintada, estará allí, agazapado hasta que sea necesario que salga del redil. Por ahora, se conforma con la benevolencia de una justicia a medida del gobierno: fue sobreseído por segunda vez en la causa por la detención de 68 personas en Campo de Mayo, uno de los centros de exterminio de la dictadura genocida.

Y mientras miles de obreros son suspendidos, millones no encuentran trabajo y siguen los cierres de establecimientos como el de Cresta Roja que dejó 1.300 trabajadores en la calle, la presidente, que viajó con gruesa comitiva, ante la Asamblea General de la ONU sostuvo que los fondos buitres “Actúan como desestabilizadores de la economía; hacen terrorismo económico y financiero, que provoca hambre y pobreza". Hemos explicado más arriba cómo es el endeudamiento argentino, a quiénes se les paga y de qué manera somos los que menos tenemos los que pagamos. Eso obedece a DECISIONES POLÍTICAS que toma el gobierno, decisiones que van desde pagar una deuda ilegítima e ilegal, hasta apropiarse de los fondos del ANSES para solventar los gastos INTERNOS del estado. La pobreza y el hambre no son responsabilidad de ningún fantasma externo, sino del gobierno que hambrea. Nada tienen que ver los fondos buitres con los topes salariales, con el clientelismo político sostenido con el dinero de trabajadores y jubilados, el enriquecimiento ilícito de cuantiosos funcionarios comenzando por el vicepresidente y terminando por el Director del Sedronar, por ejemplo. El hambre y la pobreza son RESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO y de nadie más. Y tal parece que los “fondos buitres” son el chivo expiatorio para todos los males que padecemos, cuando es el propio gobierno el que se ha cansado de repetir su voluntad de pagarles. ¿Qué pasará cuando les comiencen a pagar, dejarán de ser la causa de nuestras desgracias y pasarán a ser honrosos acreedores a los que honramos con nuestra pobreza y nuestro hambre?

Toneladas de mentiras sobre mentiras, de engaños sobre engaños, apelación a discursos que tendenciosamente pretenden desviar la atención de nuestra mirada hacia afuera, como si todos fuéramos un hato de idiotas incapaces de sacar mínimas y simples conclusiones con sólo cobrar el sueldo y tener que comer y pagar la factura del gas, tema del que se habla poco, pero que viene siendo como un verdugo sobre las economías de los trabajadores, los jubilados y los pobres. ¿Qué tienen que ver los fondos buitres con la economía que hace el estado al no subsidiar más el gas y permitir que su consumo en invierno equivalga a la quinta parte de un salario promedio declarado por el INDEC o a la mitad de una jubilación mínima? ¿Por qué el estado burgués subsidia a las empresas privadas automotrices y no subsidia el gas de consumo popular? La respuesta es sencilla: porque representa los intereses de SU CLASE, LA BURGUESÍA FINANCIERA, y no los intereses de NUESTRA CLASE, el proletariado y los pobres. Y allí vemos las interminables colas de jubilados, desocupados y pobres, sacando chapa de pobres en las empresas proveedoras de gas para pagar una factura ¡En cuotas!, una verdadera VERGÜENZA, una afrenta a nuestra inteligencia y una humillación que sufrimos por DECISIONES POLÍTICAS DEL GOBIERNO Y DE NADIE MÁS. A no dejarse engañar con tanto “relatito” de cuarta categoría, masticado y digerido para chupamedias sumisos que chupan de la teta del estado.

Son DECISIONES POLÍTICAS las de hacer construcciones faraónicas como las de las Torres Gemelas de Santiago del Estero, donde el gobierno provincial, conjuntamente con el nacional, invirtieron 600 millones de dólares en semejante obra, mientras consienten que haya un 50% de pobreza en la provincia, un 68% de pobreza infantil y un 32% de indigencia infantil y permiten que haya 77.000 viviendas rancho…

Son DECISIONES POLÍTICAS las de permitir la corrupción, porque después de la presentación de sus respectivas declaraciones juradas, nos vinimos a enterar que la “juventud maravillosa” se ha enriquecido en poco tiempo, fundamentalmente desde que ocupa cargos en las empresas del estado. Así, el país cuenta con nuevos ricos, como Juan Ignacio Forlón, Axel Kicillof, Ignacio Saavedra, Juan Cabandié, Mariano Recalde, Augusto Costa y Juan Martín Fresneda… ¿Qué tienen de maravillosos para enriquecerse en un país donde nos estamos empobreciendo las mayorías? Evidentemente deben ser los protegidos de los “fondos buitres”, dado que no los empobrecen… Pero no son los únicos: el Jefe de Gabinete Capitanich se enriqueció en un 13% respecto del 2012 y el Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, se enriqueció en un 50% el año pasado... Queremos que nos den la fórmula para hacer plata tan rápido. ¿Cómo se van a condoler de la miseria, de la pobreza, si ambos padecimientos pertenecen a un mundo al que ellos no ven ni por televisión? ¿Qué pueden saber lo que significa pagar un alquiler con un sueldo de docente, por ejemplo, si son propietarios de varios departamentos y casas, autos y empresas? Esa y no otra es la gente RESPONSABLE de las DECISIONES POLÍTICAS que nos sumen en el hambre y la pobreza.

Y, mientras estas cosas indignan, existe otro mundo que todos nosotros conocemos. Es el mundo del trabajo, de la resistencia para que no nos quiten la fuente de sustento, de las solidaridades entre nosotros, de la lucha creciente y de los muchos intentos que hacemos para unirnos, pese a todo. No nos resulta fácil, todos lo sabemos. Lamentablemente, somos reproductores de la ideología dominante, aún no podemos vencer sus prácticas sectarias, su detestables costumbres individualistas, sus búsquedas oportunistas en lo político. Sin embargo, allá vamos, a traspiés y yendo de la prueba al error, de caernos a volvernos a levantar. Es la sangre de los trabajadores la que pondrá en pie a este país, porque somos los que producimos todos los bienes de esta sociedad. NADIE que no seamos nosotros mismos pensará ni accionará por nosotros dentro de este sistema pergeñado sólo para que unos pocos vivan a costillas nuestra, para que una minoría parásita goce de lo que producimos. La unidad debe ser un objetivo por lograr, sumar y sumarnos con generosidad, pensando que otro trabajador, piense como piense, padece las mismas postergaciones, sufre la misma explotación, soporta los mismos abusos, resiste como puede lo mismo que nosotros.

La experiencia de los despedidos de Gestamp dejó al descubierto muchas de las trampas que la burguesía utiliza para sacarnos del medio: la carencia de sindicalización NO ES UNA FORMA DE RESISTENCIA, sino un acto FUNCIONAL al enemigo de clase que en ese conflicto usó la falta de agremiación de los trabajadores como excusa para que uno de los tantos sindicatos traidores la esgrimiera como recurso para favorecer a la patronal y a los propios organismos del estado burgués. Desafiliarnos de los sindicatos termina siendo lo más beneficioso para los explotadores y sus cómplices, lo más conveniente a sus intereses cuando buscan eliminarnos de sus fábricas, sus empresas, sus comercios. Debemos afiliarnos, por mucho asco que nos den todos esos personeros canallas. Afiliarnos para tener voz, para organizarnos como corriente HONESTA en nuestra defensa, para unirnos y confluir en un movimiento sindical de base que aglutine nuestras luchas y demandas. Debemos vencer la dispersión y la mezquindad entre nosotros. No es tarea fácil, lo sabemos. Años de dictadura, la ruptura del tejido social, la desaparición de una generación entera de dirigentes, las posteriores “democracias” han hecho caer muchos de los valores que nos son propios: la solidaridad, la hermandad, el sabor de la satisfacción que da pelear codo a codo, espalda con espalda. Si nos tocan a uno, nos tocan a todos debería ser una consigna que llevemos a la práctica con HECHOS y no con palabras.

Por ello, compañeros, y porque el proletariado está signado a ser el enterrador de este sistema injusto, vayamos primero por nosotros, esforcémonos en esa unidad tan ansiada y concretémosla hasta convertirnos, como debe ser, en un solo puño que diga NO a tanta bajeza y SÍ por cada uno de nosotros.

A vencer o morir por la Argentina, compañeros.

26/09/2014